miércoles, febrero 27, 2008

TOP 5 Veamos la cartelera de cine

5. A ver, lo típico aquí en Medellín es revisar el diario El Colombiano en la sección Arte y Cultura - saltándote la parte que le corresponde a la TV, al teatro y a los críticos de cine- los horarios y las salas donde están presentando la película que quieres ver. El resto es cuestión de fe; Bienvenido a la aventura.

4. El Colombiano te puede decir que tal película la están presentando en tal sala, pero llegas allá y resulta que esa película en esa sala no la están presentando, y en vez de esa película maravillosa que querías ver están presentando ese bodrio llamado Paraíso Travel. Gritas a los cuatro vientos: ¡No, otra vez, esa película me persigue, me quiere asesinar!

3. Pero como eres de los que no te rindes rápido e insistes que quieres ver No country for old men – en El Colombiano esa película no aparecía en cartelera, pero como a ese diario no le crees ni la hora, igual te mandaste de cabeza a buscar de sala en sala- vas de aquí para allá, atraviesas la ciudad, vas a las salas más paupérrimas de la ciudad – esas donde tu compañero de silla es un alacrán o dos cucarachas en mero arrumaco-, pero nada, en todas las salas están presentando Paraíso Travel.

2. Pa´colmo la gente te recomienda Paraíso Travel. Pa´colmo en Medellín siempre llegan tarde las películas y El Colombiano estaba en la razón: No country for old men no la están dando en ninguna parte.

1. Con el rabo entre las piernas te devuelves para la casa a ver uno de tus tantos DVDs. ¿Qué quieres ver, algo depresivo que te ahonde más el puñal del tedio, o algo alegre que te levante el ánimo y las esperanzas en El Colombiano? Elijo ver otra vez algo que tenga pechos femeninos por montones, ya qué más da. Ana de la Reguera y la pecosita esa (Angélica Blandón, que está más buena que el arequipe) muestran las tetas en Paraíso Travel.

martes, febrero 26, 2008

TOP 5 Demasiado cansado para ponerle nombre a éste Top, tengo dos neuronas intermitentes. El laboro, el laboro.

5. Cuando vivía en Buenos Aires con Andy, en la época que no teníamos ni televisor ni PC, en la noche, si no estaba emborrachándome con Andy, o solo, en el kiosco del bostero, o en el kiosco del uruguayo, o donde sea, escuchaba en la radio “Que se vayan” en la Rock & Pop. Y nada, hoy de nuevo, cansado hasta el alma pero sin ganas de irme a dormir, me puse a escuchar “Que se vayan”. Las maravillas del Internet. Recuerdo, en Bs As, pararme en el balcón del apartamento con un cigarrillo en la boca mirando a la gente caminar a esas horas de la noche riéndome de las bobadas que hablaba, y sigue hablando, el tal Obi, el locutor del programa. Sintonicen “Que se vayan” desde las 10 de la noche, hora colombiana – en Argentina son tres horas de adelanto-, por la Rock & Pop.

4. ¡¿Que Jarvis Cocker - Marzo 11 en la Trastienda- toca en Buenos Aires?! ¡Maldita sea ¿por qué no tengo plata para irme hasta allá de vueltón y emborracharme con los amiguetes Andy, el Gabi y Gastón, y de paso ver y escuchar al maestro, al capo, a Jarvis?! ¡Mierda, que caras están esas boletas, la más barata cuesta 200 pesos!. Esta es una de las situaciones en las que uno sopesa: ¿Por qué no soy mafioso maldita sea?

3. Además, en el Teatro el Gran Rex el 8 de Marzo, toca Interpol.

2. Miren VinagretaGarbo.

1. Además que me cagué de la risa con el cómic de Wil, publicado en Vinagreta, solté la lagrimita.

*Sniff, soy un chillón.

boomp3.com

domingo, febrero 24, 2008

TOP 5 Que bueno que es leerse un buen libro

5. Anoche en el parque de El Periodista:

- “Perra estúpida, estudiar teatro te puso bruta.”
- “Vos sos el estúpido, maricón.”

Y sin más preámbulos se dan un beso. Hay gente tal para cual. Las medias naranjas de las otras medias naranjas existen.

4. Anoche en el parque de El Periodista, Jorgito, el mejor amigo de Jorgito (Luís – no me sé el apellido-), una pelada teatrera y yo:

- Por ahí estoy escribiendo unas cositas. En estos días voy a sacar otro fanzine, lo estoy haciendo con Juan Allerve (¿Se escribe Allerve?).
- Bacano, a mi me gustó bastante tu último fanzine, el de Fiesta en la catedral.
- Mmm, tiene problemas de redacción. Yo no sé, a mi me dejan de gustar mis cosas cuando ya están terminadas.
- Home, yo quiero sacar un fanzine ¿Qué vuelta es la que hay que hacer para sacarlo? Digo, en presupuestos y todo eso.
- No sé, el capo para eso es Alvarito. Háblate con él.
- Home, pues sí. Al marica todavía le debo una botella de ron, me va a tocar pagársela. El humilletas, como yo no tenía un peso, en estos días me mostró por encimita, diciéndome que gratis ya no daba ni un puño, su último fanzine:




3. - Home ¿y de qué va el fanzine que vas a sacar con Juan Allerve?
- A lo joni, va de cómo no se me ocurre nada.
- Ja ja, home, pero al menos Joni dice hoy voy a hacer un cómic de cómo no se me ocurre nada, y sale con esas chimbas de cómics. Nosotros en realidad si salimos con nada.
- Home, tenés razón. No, era charlando, el fanzine va de cositas, vos sabes, la vida.

Así pues, tuvimos que escondernos. Nos repartimos la plata que quedaba, empacamos, nos despedimos y cada uno arrancó por su lado. Hoy he vuelto a leer los recortes de prensa que enjuiciaron nuestra hazaña. Se dijo de todo, que sacrificábamos vírgenes, que se estaba investigando nuestra posible vinculación con una red de trata de blancas, que monopolizábamos el floreciente negocio de las pepas. En fin, la gente exagera, yo recuerdo esas fiestas como pactos inocentes entre los súbditos de Venus y nosotros, que quisimos pegarle un buen susto a la aburrición y a la pobreza.
Fiesta en la Catedral, Jorge Iván Agudelo Z.

2. Hace unos días, muchos días atrás, Mariana (nombre inventado. Gente que no creía ni en las curvas resulta que lee este blog), hablando de música de peluquería, me dijo que no le gustaba nada que sonara triste y depresivo, que procuraba sólo escuchar el reggae, o la salsa, que a uno lo pone a menear el esqueleto. Me dijo que no le gustaba estar triste por nada, que ella siempre estaba alegre, y si no, pues veía la forma de levantar su ánimo como fuera. “La vida es demasiado efímera para uno andarse con bobadas de depresiones y cosas así”. No sé cómo hace, pero nunca la he visto triste, aburrida, ni deprimida. Ella es todo un mar de alegría para nada empalagosa. No es como esas personas que se ríen de todo con una sonora carcajada que a uno le revienta los tímpanos y no se sabe si la carcajada es fingida o no. Que al menos tus tímpanos sufran la muerte por algo razonable, por una carcajada real, no por una fingida. Mariana es tan amable y alegre con todo el mundo que a veces llega a confundirte. A veces parece que quisiera arrumacos contigo y con el de al lado y con la pelada que por casualidad está pasando en el momento. Hablo de Mariana porque en la mañana estaba leyendo Alta Fidelidad y uno de los párrafos escritos por el capo Nick Hornby me hizo acordar de ella.

1. El porqué me acordé de Mariana:

“Algunas de mis canciones preferidas: “Only Love Can Break Your Heart”, de Neil Young; “Last Nigth I Dreamed That Somebody Loved Me”, de los Smiths; “Call Me”, de Aretha Franklin; “I Don´t Wan´t to Talk About It”, de quien sea. Y luego, “Love Hurts”, “When Love Breaks Down” y “How Can You Mend a Broken Heart” y también “The Speed of Sound of Loneliness” y “She´s Gone”, y “I Just Don´t Know What to Do with Myself”, y qué sé yo. Hay canciones de éstas que he escuchado por término medio al menos una vez por semana (trescientas veces el primer mes, y después de vez en cuando) desde que tenía dieciséis, diecinueve o veintiún años. ¿Cómo no va a dejarte eso magullado por algún sitio? ¿Cómo no te va a convertir eso en una persona fácilmente rompible en mil trocitos, cuando tu primer amor se va al garete? ¿Qué fue primero: la música o la tristeza? ¿Me dio por escuchar música porque estaba triste? ¿O es que estaba triste porque escuchaba música? ¿No te convierten todos esos discos en una persona de tendencia melancólica?

Hay quien se preocupa, y mucho, de que los niños pequeños jueguen con armas de fuego, de que los adolescentes vean vídeos en los que la violencia es moneda corriente; nos da miedo que esa especie de cultura de la violencia termine por tragárselos como si tal cosa. A nadie le preocupa en cambio que los niños escuchen miles, literalmente miles de canciones que tratan siempre de corazones destrozados, de rechazos y abandonos, de dolor, tristeza, pérdida. Las personas más desgraciadas que yo he conocido, románticamente hablando, son las que tienen un desarrollado gusto por la música pop. Y no sé si la música pop es la causante de esta infelicidad, pero sí tengo muy claro que han escuchado esas canciones infelices desde hace más tiempo del que llevan viviendo una vida más o menos infeliz. Así de claro.”

Alta fidelidad, Nick Hornby

boomp3.com

TOP 5 Asesinen al de la guitarra, por favor

5. – Byron, te presento a un… a un amigo – en mi oído: en realidad lo conozco por una vieja que me parché hace rato, pero el tipo me sigue saludando. Yo no sé qué hice para merecérmelo.-, un amigo que anda con guitarra. Verdad ¿vos qué haces con una guitarra un sábado en la noche?
- Jajaja, no, es que el parche con unos parceros es sentarnos a tocar guitarra, cantar y beber.
- ¿Qué beben?
- Vino.
- ¿Luminoso?
- Sí. Que parcero pa´saber.
- Mmmm, es que tenés pinta.

4. - ¿Y qué cantan? ¿Vallenatos, merengues, salsa?
- Nooo, qué caspa, gas el vallenato y el merengue y la salsa. El folklor apesta, nosotros tenemos buen gusto. Cantamos rockcito.
- Ahhh, cantan rockcito. ¿Pero lo cantan donde?
- Aquí mismo en el parque.
- ¿En serio? ¿Por qué? ¿No tienen otro sitio? ¿Un sitio donde estén solos con los de su tipo?
- Jajajaja – a mi amigo en el oído: que parcero tuyo tan charro.-.

3. Diez minutos después el de la guitarra está cantando con uno de sus parceros una canción de Fito Páez.

- Home, ¿Y decís tener buen gusto?, solo te falta cantar una canción de Ricardo Arjona.

El tipo igual no responde, está concentrado con su guitarra. Canta horrible.

2. Veinte minutos después el de la guitarra está cantando con muchos de sus parceros una canción de Soda Stereo.

- Y dice tener buen gusto el tipo.
- Marica, no le des más vueltas al asunto, mejor compremos ron.
- Yo ya no tomo ron sino aguardiente.
- Ah, entonces seguí puteando al de la guitarra.
- Sisas. Que alguien lo asesine, por favor. Está cantando una canción de Silvio Rodríguez.

1. – Decir que el vallenato, la salsa y el merengue apesta, cantando una canción de Andrés Calamaro, da para patearlo. Es más, lo voy a patear. Hey gran hijueputa…
- No güevón, vos estás muy borracho, ándate para la casa.
- Home, pero…
- Pero nada. Hay gente así. La gente tiene mal gusto ¿qué le vamos a hacer? Hay gente que apoya a Uribe y hay gente que lo ama.
- Home, ¿por qué saliste con Uribe?
- No sé. Me parece que es pelear contra la marea. Nuestro gobierno es paraco y a la gente le gusta ¿Qué le vamos a hacer?
- Ja, me convenciste, ya hasta me gusta Pablo Milanés: “Yolanda…”

sábado, febrero 23, 2008

TOP 5 Todos los amores son psicóticos (capitulo 5)

21. EXT. CALLE. TARDE.

MANUEL y DANA caminan por la acera. Ambos fuman y llevan dos cervezas en lata en la mano. Están borrachos.

MANUEL
¿Dana?

DANA
Yes?

MANUEL
Estoy muerto de sueño... Vamos para la casa ya.

DANA
No, no, no.
(se ríe)
It’s beginning.

MANUEL
Pero…

DANA
(Canta)
¡No, no, no, no!

DANA se le acerca a MANUEL y le da un beso en la mejilla.

DANA
(Canta una canción de The Smiths)
“Girlfriend in a coma, I know, I know it's serious Girlfriend in a coma, I know, I know it's really serious There were times when I could Have murdered her But you know, I would hate Anything to happen to her NO, I DON'T WANT TO SEE HER”

MANUEL sonríe incomodo y mira el pavimento.

CORTE A:

22. INT. BAR. TARDE.

MANUEL y DANA toman cerveza. Están sentados en la barra.

De fondo se escucha The Smiths.

MANUEL, aburrido, observa con frialdad a dos HOMBRES gordos que están jugando en una mesa de billar ubicada frente a la barra.

MANUEL
Ya entiendo porque te gusto éste lugar Dana. Todo tiene relación con ese novio allá en Polonia. El gordito. El rellenito de amor.

DANA
Quiero jugar.

MANUEL mira a DANA por unos segundos y vuelve a mirar a los HOMBRES jugar billar.

DANA se mueve de su sitio levemente y justo su rostro encaja debajo de un rayo de luz de sol que proviene de una ventana. DANA parece CENTELLEAR.

MANUEL de nuevo mira a DANA, se queda un tanto atontado.

MANUEL
¿Sabés Dana? Científicamente considerado, nosotros no vemos el sol, sino, los efectos que se producen en él. Yo veo lo efectos que produces en mi... Dana... eres una supernova.

DANA esboza una sonrisa.

Uno de los HOMBRES, al darle a la bola de billar con el taco la saca de la mesa. La bola vuela hasta la ventana rompiendo el vidrio.

DANA
Cool!

MANUEL mira al HOMBRE y luego a la bola.

MANUEL
El mundo es tan estúpido.

CORTE A:

23. EXT. BAR. MAÑANA.

Hace calor. MANUEL está recostado en una pared cerca de la puerta. Se está fumando un cigarrillo mientras, tranquilo, mira hacia diversos sitios.

DANA sale del bar, el sol le golpea los ojos y se los tapa con una mano. Pasa junto a MANUEL sin verlo. MANUEL le toca el hombro. DANA se vuelve, lo mira a los ojos, sonríe y luego baja su mirada hacia el piso.

MANUEL
¿Te divertiste?

DANA
¿Qué?

MANUEL
Nada.

DANA
¿Estar mejor?

MANUEL asiente y empiezan a caminar.

DANA
Mucho calor.

MANUEL
Sí, está empezando la primavera.

DANA
¿Qué?

MANUEL
Yes, the spring it is beginning. A small hell before the summer… Aunque en Medellín no tenemos las estaciones.

DANA
Do you have a cigarette?

MANUEL saca un cigarrillo. Se lo da y se lo enciende.

DANA
Gracias.

Caminan una cuadra en silencio.

DANA
When I was eighteen years I geave my first kiss. I was nervous and I opened the mouth very, very big. And the boy put me his language until the bottom of the throat. That day I vomited.

DANA mira a MANUEL, muy picara. MANUEL distraído mira hacia delante.

DANA
I haven’t knowed yet what is an orgasm, but I believe that each thing has its moment.

MANUEL tras esas palabras la mira desconcertado.

MANUEL
What?

DANA
I’m speaking about sex. Casual sex.

MANUEL la mira aún más desconcertado. DANA sigue con la mirada picara.

DANA
So?

MANUEL sigue desconcertado. En ese momento del camino, en la calle no se ve un alma, y DANA mira hacia su alrededor. Ve el portal de una casa, sonríe y hala a MANUEL del brazo. Comienzan a correr hacia el portal.

Al llegar al portal, DANA lanza a MANUEL hacia la pared y luego se abalanza sobre él, lo besa apasionadamente. MANUEL se deja besar con los ojos abiertos y mirándola fijamente.

DANA abre la bragueta del pantalón de MANUEL y se inclina para bajárselos hasta el piso. Luego, cuando de nuevo se levanta, se baja su pantalón. De nuevo besa a MANUEL.

DANA
I’m dirty. I am sex casual.

DANA sonríe y guía la penetración de MANUEL, comienza un vaivén rítmicamente de adelante hacia atrás. MANUEL sólo se deja llevar.

DANA
I'm the cigarette you smoke after sex. ¡Aah!¡Aaah!

MANUEL cierra los ojos.

DANA
At this time you can imagine all that you want, because as soon as this moment finishes us we will hate each other. ¡Aaaah! A moment after arriving to an orgasm won't want neither to look at us.

MANUEL se estremece, abre los ojos y se separa de DANA.

MANUEL
¡Aaaah!

MANUEL eyacula.

DANA
Already?

MANUEL mira a DANA, tiene ligeros espasmos.

MANUEL
Sí.

DANA, insatisfecha, se sube su pantalón.

DANA
When I begin to think of the reasons of my sexual boredom I arrived the conclusion that I never had a true connection with my lovers.

MANUEL se sube sus pantalones.

DANA
And the reasons? There are no reasons.

MANUEL, que se ve supremamente débil, mira a DANA y le sonríe.

DANA
Give me a cigarette.

MANUEL asiente, saca dos cigarrillos, le da uno a DANA y se lo enciende. Él se enciende el otro.

DANA
Gracias.

DANA le da una calada al cigarrillo, y hace una bandera con su mano para cubrirse los ojos del sol.

DANA
¿Manuel, vamos a la casa?

MANUEL
Ok.

DANA sale del portal. MANUEL le da una calada al cigarrillo, suspira muy débil y arroja el cigarrillo al piso. Sale del portal.

MANUEL (V.O.)
No sé quien dijo que confiáramos en una mujer. Quien lo dijo seguramente no era un hombre.

CORTE A:

24. INT. APARTAMENTO DE MANUEL (HABITACIÓN). NOCHE.

En el equipo de sonido comienza una canción de Bob Dylan (Blowin in the winds).

MANUEL, acostado en la cama, escribe en el cuaderno rojo.

MANUEL (V.O.)
No sé quien dijo que los hombres deberíamos estar alertas porque las mujeres siempre estaban en la ejecución de un plan maligno para destruirnos. Quien lo dijo seguramente era alguien muy sabio.

MANUEL se da vuelta en la cama. Sigue escribiendo.

MANUEL (V.O.)
No sé quien dijo que la mejor manera de enfrentar a las mujeres era tener un cigarrillo en la boca. A quien lo dijo le doy toda la razón. La mejor arma de las mujeres es crear ansiedad en nosotros y bueno, para eso está el cigarrillo. Nuestro placebo para creer que no todo está perdido.

DANA, con un cigarrillo en la mano, se sienta en la cama al lado de MANUEL.

DANA
Manuel, vamos.

MANUEL (V.O.)
El problema es que ellas son más astutas y saben de los poderes del cigarrillo, y utilizan esa arma mejor que nosotros, la hacen ver sexy. A uno se le para.

MANUEL mira a DANA. DANA le da una calada al cigarrillo.

DANA
I love Bob Dylan.

DANA mira a MANUEL y le ofrece una sonrisa. MANUEL se queda mirándola a los ojos.

MANUEL
¿Sabes quien fue Richard Ramírez?

DANA mira hacia otro lado y se levanta de la cama. Camina hacia la mesa de noche, allí agarra el casco de guerra con las palabras BORN TO KILL y se lo coloca en la cabeza. Se sienta en una silla.

MANUEL
Richard Ramírez fue un asesino en serie que mató a catorce personas en los Ángeles, a mediados de 1984 y 1985. Todas ellas de una manera distinta. Nunca siguió un patrón, era completamente un desorden.

DANA se ve incomoda. MANUEL mira al techo y habla como para sí mismo.

MANUEL
A pesar que es uno de los asesinos en serie más mediocres, me atrae una parte de él. Bueno, no una parte, sino uno de sus asesinatos.

DANA
Manuel, salgamos a caminar.

MANUEL
Después de violar a una mujer, la mató, le sacó los ojos con una cuchara y como para decirle al mundo “miren, estoy aquí y puedo hacer lo que se me antoje” luego envío los ojos por correo a la casa de la mujer.

DANA
¡Manuel!

MANUEL sale de su letargo y mira a DANA.

MANUEL
¿Sí?

DANA
Vamos a caminar. Odio...estar cerrada.

MANUEL
Se dice: Odio estar encerrada.

CORTE A:

25. EXT. CALLE. MEDIODÍA.

MANUEL y DANA caminan por la acera. Ambos están físicamente cansados, MANUEL más demacrado que DANA. MANUEL lleva una bufanda y una chaqueta. DANA lleva una blusa con escote corta, unas gafas de sol y una falda. Hace calor.

MANUEL
Dana, deberíamos parar esto. Me siento muy cansado. El cuerpo humano no está hecho para recibir tanto alcohol y drogas juntas. Tampoco está hecho para rumbear cinco días sin dormir. Lo recomendable es dormir ocho horas diarias... ¿Me captas, Dana? y... también sería bueno comer de vez en cuando ¿no crees?

DANA sonríe, apresa el brazo de MANUEL y lo hala muy fuerte.

DANA
Hoy bailar también, Manuel.

MANUEL, muy serio, la mira.

MANUEL
Eso está bien Dana. Estoy hecho pedazos. Esta mañana hasta vomité sangre, y sabes... la mandíbula de tanto abrirla aún me duele.

CORTE A:

jueves, febrero 21, 2008

TOP 5 Habla pues

Por fin me vi el documental “Habla pues”. Documental que se grabó entero en el Parque de Bolívar, donde fui camarógrafo y que por variar en los créditos pusieron mal mi nombre. Supuestamente el camarógrafo es un tal Bairon; les faltó colocar de primer nombre un John, y listo el personaje: John Bairon, de 29 años, es un tipo que de día es camarógrafo y como el pago de eso no le da ni pa´la leche, de noche sale en moto a toda castaña por las calles de Medellín a aterrorizar gente con su pistola 9 mm niquelada. Su compinche de moto se llama Yenny Mayerly y los dos viven en unión libre desde que Mayerly quedó embarazada a los 16 años. Su primogénito se llama Didier Estiven y desde ya pinta que va a ser mera valija el redrojo ese; tiene el complejo de Edipo y bravea de vez en cuando a su papá diciéndole: “Cucho, madre solo hay una, padre es cualquier hijuetantas”. El documental no es nada del otro mundo si se habla de documentales, pero es entretenido y se deja ver de principio a fin. Te aseguro que una sonrisa te logra sacar. Te aseguro que te dejaras llevar por alguna de las discusiones que tienen los palabreros. Aunque también te aseguro, gracias a las censuras a las que fue sometido, que el documental se quedó corto a lo que se vive en el parque de Bolívar. Para saberlo bien tendrías que estar allá en vivo y en directo. Parado en el medio, escuchando a los palabreros con sus discusiones sobre religión, política, deportes, la vida, extraterrestres y etc., discusiones que en muchos casos no llevan a ningún lado, pero que son divertidas. Escuchando cantar guascas, tangos, boleros, cumbias, a bandas improvisadas conformadas por ancianos. Escuchando a los Hare Crisnas repartir su doctrina. Viendo rondar a los prostitutos. Viendo rondar a las prostitutas. Viendo rondar a los clientes de los pros y las pros. Oliendo las crispetas recién hechas. Oliendo las arepas de chócolo recién calentadas. Tomando café preparado con agua de panela… en fin. Aquí algunas de las discusiones en las que puedes aguzar el oído si vas allá:

1. Dos palabreros discutiendo sobre la biblia, uno evangélico y otro ateo:

-“Muchos vienen acá a hablar lo que se les ocurre y a primer instancia. Y no son consecuentes con lo que hablan, sino que hablan con lo que primero se les ocurre, y no tiene fundamentos a nivel de escritura para discutir, sino que hablan a priori. Y eso no es así, tienen que fundamentar bien la palabra, amigo. Un mexicano que vino, un charrito que vino desde México a traer una doctrina tergiversada, no acorde a la sagrada escritura, y nosotros debemos es estar fundamentados en la palabra.”
- “¿En qué? ¿En la biblia?”
- “En la biblia, señor.”
- “La biblia no salva a nadie señor. La biblia no salva a nadie. La biblia no le da autoridad a nadie. Ustedes lo que hacen es leer la biblia y tomarse la autoridad que nadie se las ha dado. En cambio los enviados de Dios reciben la autoridad de Dios; en el caso de Jeremías, en el caso de Isaías, en el caso del apóstol Pablo, en el caso de Jesucristo, reciben la autoridad de Dios. ¿Usted de quién ha recibido autoridad? De nadie. O sea que usted es un farsante.”
- “Yo le pregunto ¿la biblia es palabra de Dios o no es palabra de Dios?”
- “La biblia es testimonio histórico de lo que aconteció en el pueblo de Dios. Pero La biblia no le da autoridad a nadie, no sea engañador, no sea trabajador de calle.”

2. Más religión, está vez un grupo de por lo menos quince personas:

- “… Y se salió de los católicos y se metió a los evangélicos a pagar el diezmo. Lo dejaron empelota.”
- “Claro, a mi tía también la dejaron en la ruina los evangélicos.”
- “Pues claro, quién la manda a ser mujer y tan boba.”
- “Le vendieron gato por liebre”.

El resto es un griterío que no se entiende gracias al único micrófono que teníamos.

3. Un español hablando sobre el parque de Bolívar:

- “Para mí fue una sorpresa impresionante. Yo conocí el parque, bueno, en principio, a través de un profesor que conocimos de casualidad. Y nos invitó a venir aquí un día. Y bueno, la verdad es que yo no pensaba participar en ningún debate, pero cuando escuché a un señor muy grandote que le decía a un señor muy pequeñito, decía: señor, ustedes los ateos no los representa nadie, ustedes no son nada. Y eso ya a mí me enfureció. Y entonces bueno, yo intervine ahí diciendo que los ateos éramos un desastre organizativo, pero que no necesitábamos a nadie. A partir de ahí, bueno, me enamoré del parque y de la mayoría de las gentes. Y yo me sentí muy feliz viniendo aquí al parque, y fue un aliciente más pues para lo mejor quedarme en Medellín a vivir.”

4. Una mujer palabrera con acento raro hablando sobre el parque de Bolívar, y un palabrero hablando de un parque en Inglaterra:

- “Y mucha gente de aquí de Medellín, nacida aquí de toda la vida aquí, no tienen ni idea. Y si se les comenta dicen pero usted que hace allá metida en esa olla, usted una mujer y qué hace allá metida. Y les digo por mi parte han venido a rondar dos o tres familiares, mujeres, y les ha gustado. Han estado por ahí asomando las narices.
- En Inglaterra hay un parque inmenso, donde cualquier persona puede hablar de política, lo que quiera, y le hacen su corrillo como aquí. Hay libre expresión, lo pueden debatir, conversar con él. En fin, hay mucha sabiduría, allá la libertad no está cuartada, pueden criticar la reina, todo lo que quieran.

5. Y mi favorito, ya sabrán porqué:

- “El parque, es el parque de nosotros los que tenemos problemas familiares, terrenales y espirituales. Aquí venimos a desahogarnos. Tenemos problemas entonces acá hay discusiones con la palabra de Dios, con química, física, matemáticas, computadores, y así sucesivamente. En este momento voy hablar es de fútbol, de fútbol. Yo soy hincha a morir es del Medallo, el rojo, el poderoso. Hincha que no ha sufrido no es hincha. Por eso el que me mate a mi no le vuelvo a hablar a nadie…”

*Y como hoy estoy cumpliendo años, me dedico esta canción:

boomp3.com

miércoles, febrero 20, 2008

TOP 5 En la U laborando como paso de bueno

5. A las mujeres mineras de Bolivia hasta hace poco no las dejaban entrar a las minas, porque mina es mujer, y mujer no entra en mujer. Existía, o existe, la creencia de que si una de ellas ingresaba a una mina, la veta de inmediato se extinguiría. (Epa, ya, por fin, en mi lento raciocinio, de una vez por todas se resolvió el misterio de porqué en algunos países a las mujeres les dicen minas. Es que yo si no parezco es de por acá oiga, de paisa pujante, verraco, avispado y echado pa´delante si no tengo es ni.)

4. Antes, cuando no existía la anestesia por estos lares, a los que se iban de operación a raja abierta, o a las que se iban de parto dificultoso – es que ese muchachito no quiere salir de esas entrañas-, les daban de beber aguardiente hasta que se cayeran de la perra más borrachos/chas que un chucho. (Mire usted doctor autodidacta, mientras le da al chupe, también puede operar, sepa improvisar. Rajita aquí, bébete otro transparentico que eso no duele. Puje reina, puje, tome reinita, tome, tómese otro aguardientico que es que ese muchacho le va a salir es lo más de alentao. Y uno pa´l doctor, que no se lo coman los nervios al pobre, sírvanle pues otro guarito.)

3. – Oíste, ¿y por qué tanta papa bomba en la Universidad de Antioquia?
- ¿En serio vos no sabes? ¿Vos es que no ves noticias? Home, si las veo yo que siempre estoy metido en un guayabo de los mil demonios.
- Nada, desde hace rato no sé qué pasa con el mundo. Estoy desentendido de todo. Soy un chico burbuja que se abastece a sí mismo.
- Uy, ¿esa frase de quién es que es?, la he leído en alguna parte, espérate me acuerdo. Espérate.
- Este bairito si es un caso. Oíste, pero respóndeme pues gran güevón.
- Home, pero ya que estás hablando conmigo, ayúdame a montar las luces pa´la cátedra que hoy no viene ninguno de los monitores.
- La chimba, yo ya dije que no le trabajo más gratis a nadie. Me lo tienen es que.
- Pero acá seguís viniendo todos los días, maricón. El semestre pasado trabajabas sin que nadie te lo pidiera.
- Eso era el semestre pasado. Ahora vengo es porque le estoy trayendo música a Camilo Vallejo.
- Vos estás como Kramer en uno de los capítulos de Seinfeld, que siempre iba a trabajar a una oficina sin que nadie lo hubiera contratado y al final no se lo aguantaron y lo despidieron. Por cierto, a vos creo que ya te despidieron.
- Este Bairito si es muy gracioso. Pero sí, tenés toda la razón mí adorado e ilustre Byron, en el semestre pasado prácticamente me dijeron: no vuelva más por acá, pato.
- En serio ¿vos por qué seguís viniendo por acá güevón?
- A saludar, a saludar. Pero no me respondiste gran marica, ¿por qué tanta papa bomba en la U de A?

2. A la nueva piscina olímpica de la Universidad Nacional fuimos a grabar. Después de un rato, esperando a uno que íbamos a entrevistar, un tipo, dentro de la piscina, empezó a chapalear y nadar a lo Alkaselser: pa´l fondo y con burbujitas. Daniel, el rey de la imprudencia, lo empezó a señalar y a totearse de la risa, se puso rojo, se agarraba el estomago, sus carcajadas se escuchaban hasta, qué sé yo, en la Patagonia. Obvio que yo también me reí, pero no por el pobre tipo chapaleando y tragando agua desesperadamente como si estuviera enguayabado, me reí porque las carcajadas de Daniel eran contagiosas. JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA. Me rio solo de sólo recordar lo que pasó, parezco un loco, me destortillo de la risa. Me saltan las babas. JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA. Bueno ya, me calmo, me calmo. Ji ji ji ji ji. Ya, ya, ya. Me pongo serio. Al tipo que estaba chapaleando, el instructor de natación lo sacó agarrándolo de una mano, la única mano que le quedaba fuera de la piscina.

1. Al frente de nosotros, metros más o menos lejos, dos peladas bailando con…

BYRON: Oíste, ¿lo que está bailando con esas dos peladas es una mujer o un hombre?
MAURICIO KRAMER: A ver… eso es una mujer.
DANIEL: No, eso parece un hombre.
BYRON: A mí también me parece un hombre. María E., vos que decís ¿eso es una mujer o un hombre?
MARIA E.: Una mujer. Mírenle las piernas, son piernas de niña. Y el cuello también es de niña. Además miren como baila, son movimientos de niña.
DANIEL: La chimba, eso es un hombre.
BYRON: Home sí, eso es un hombre.
MARIA E.: Es una mujer.
MAURICIO KRAMER: Si eso es una mujer, esa no va a tener hijos, la platica la perdió. Y si eso es un hombre, pobre infeliz.
BYRON: Home, ya creo que es mujer. Es que las caderas las tiene muy anchas, son caderas de mujer.
DANIEL: Eso es un man.
MAURICIO KRAMER: Pero preguntémosle a otro.
DANIEL: Sisas, preguntémosle a alguien más.
BYRON: Zambranito, a vos que te parece ¿eso de buso gris y azul es una mujer o un hombre?
ZAMBRANITO: Mmmm,… uy marica ¿eso qué es?
MARIA E.: Tan desparchados que son ustedes, mejor sigan trabajando.
ZAMBRANITO: Sí, sí, ya vamos… Home, a mi me parece una mujer.

Cinco minutos después.

ZAMBRANITO: Es una lesbiana, es que está muy tocona cuando baila, miren como le toca el culo y las tetas a la de rojo.
BYRON: ¿En serió le tocó las tetas? Yo no vi eso.
ZAMBRANITO: Bueno, no se las tocó, pero casi. No hay nadie más tocón que una lesbiana, ni siquiera los hombres somos tan tocones.
MAURICIO KRAMER: Eso es verdad.
BYRON: Eso no lo sabía. Pero la chimba, eso es un hombre.
MAURICIO KRAMER: Es una mujer muy fea esa hijueputa.
ZAMBRANITO: Por eso, es una lesbiana.
DANIEL: Es un hombre. Preguntémosle a alguien más.
BYRON: Llanerito ¿eso de buso azul y gris es una mujer o un hombre?
LLANERITO: Es un hermafrodita… no, mentiras ¿qué es eso?, parece un hombre. Preguntémosle a Andrea. Andrea, qué decís ¿eso es una mujer o un hombre?
ANDREA: Una mujer.
DANIEL: ¡La chimba, eso es un hombre!
BYRON: Home, Daniel, ya con ese grito se dieron cuenta que estamos hablando de ellas. Ya nos están mirando.
DANIEL: Pero es que es un hombre.
ZAMBRANITO: Es una lesbiana, yo que les digo.
ANDREA: No, mentiras, si parece un hombre.
ALEJANDRO: ¿Qué están mirando?
BYRON: Preguntémosle a Alejandro. Alejo, ¿eso es una mujer o un hombre?
ALEJANDRO: Una mujer… ay jueputa, viéndolo bien, no sé lo que es… es una lesbiana. Una lesbiana muy fea.

Quince minutos después.

MAURICIO KRAMER: Es una mujer.
DANIEL: Es un hombre.
BYRON: Es que a ratos parece un hombre y a ratos parece una mujer. Yo no sé nada.
ANDREA: Es un hombre muy gay.
ZAMBRANITO: Es una lesbiana ¿por qué no me quieren creer?
ALEJANDRO: Yo te apoyo.
LLANERITO: La chimba, yo si quiero saber. ¡NIÑO!
BYRON: Ah, este Llanerito si es bandera. Qué pena. ¿Voltio a mirar?, apenas este gritó me hice el loco que iba a botar algo a la basura.
ZAMBRANITO: Yo no sé porque apenas éste gritó me hice el güevón que estaba recogiendo estos cables.
DANIEL: Yo me hice el que estaba mirando a Zambranito recoger los cables.
ALEJANDRO: Yo me agaché para amarrarme los cordones de los tenis.
ANDREA: Yo me escondí detrás de Mauricio.
MAURICIO KRAMER: Yo si me quede quieto y nadie miró para acá porque no es un niño, es una niña.
LLANERITO: Pero sí miró. Es un Hombre.

Diez minutos después.

MARIA E.: ¿todavía siguen con el dilema de si es mujer u hombre?
BYRON: Sí. Yo digo que es hombre.
MAURICIO KRAMER: No home, es una mujer muy fea.
DANIEL: Es hombre.
LLANERITO: ¿Cuánto apostamos pues? ¿Mil pesos cada uno? ¿María E. qué dice, es hombre u mujer?
MARIA E.: Mujer.
ANDREA: Es hombre.
ZAMBRANITO: Es una lesbiana muy fea.

Y otros diez minutos después, todos – incluyendo a otros tres personajes que se unieron a la causa- caminando hacia las dos mujeres y hacia la incógnita, haciéndose los locos silbando y mirando para arriba y para abajo y hacia los lados, resultó que la cosa extraña era...

boomp3.com

martes, febrero 19, 2008

TOP 5 Para éste frío un aguardientico y un cigarrillito

5. Mi mamá y mi tía Rocío tenían alquilada una finca en Santa Elena. Recuerdo pasar allá un 24 de diciembre con toda mi familia Pineda; si no estoy mal, la primera borrachera de mi primo Carlos fue ese día. Recuerdo subir de noche en nuestro antiguo carro, un sprint gris que luego fue robado por los amigos de lo ajeno cerca de Bello a mi mamá y a mi tía Rocío; a ellas las bajaron a punta de pistola y perdieron, adiós carro. Recuerdo que ese 24 de diciembre en Santa Elena, en el carro iban conmigo Adrián, la que en ese entonces era novia de Adrián y que hoy en día es mamá de Emanuel, con la que en ese entonces era novia de David, y no me acuerdo si también iba David, pero sí sé que iba otra persona, o quizás no. Recuerdo que llovía a cantaros y en una porción de la carretera, una porción que siempre ha sido peligrosa dada la inestabilidad del terreno, el carro, llegando a la punta de la loma de esa porción, se deslizó carretera abajo y luego quedó encunetado a un lado de la montaña. Una escena triste para un 24 de diciembre. Lloviendo, dos mujeres histéricas muertas del susto, Adrián el chico chiste montador ambulante, y yo el atontado por no saber qué hacer; si no sabes qué hacer con tu carro encunetado, lo único que te puedo decir es que acelerar solo sirve para romper el embrague. Esa noche, gracias a la misericordia de unos cuantos que pasaban por ahí en su carro, fuimos salvados sin gravedad y ya, esa era la historia. El final de que más tarde en la noche se bebió aguardiente y ron hasta el infinito y más allá quizás no sea algo tan interesante.

4. En esa misma finca, en un paseo con los amiguetes, me hice adicto al cigarrillo; todo gracias a Joni quién fue el que me ofreció un Malrboro, maldito Joni. Hasta el sol de hoy prefiero que se me acabe el licor y no que se me acaben los cigarrillos. Cómo va la cosa voy a terminar hablando como Darth Vader. “Luke, soy tu padre.”

3. En esa misma finca, en otro paseo con los amiguetes, una de las chicas que fue al paseo arrasó con todo el papel higiénico. ¡Que hijuemadre pa´cagar!. Por eso, días después del paseo y contándole la anécdota a otros amiguetes que no fueron, a la chica se le puso el apodo de Fat Ass o Culo Gordo o Carga Larga y Ancha ,y otros más que no recuerdo.


2. En los dos paseos una de las bandas que más se escucharon fue esta:




1. Y esta otra:

lunes, febrero 18, 2008

TOP 5 “Cali es Cali y el resto es loma”

5. Anoche en medio de mi quimera entre sueño, ganas de seguir viendo televisión - sobre todo a esas horas de la noche que por donde pasas en zapping ves un par de tetas-, dudas de si tomarme alguito embriagador, un aguardientico, una cervecita, o por lo menos un tintico, y hasta con ganas de llorar por algo que vi en la TV, imaginé que iba a escribir éste TOP 5 una re-chimba. Imaginé que el TOP iba a ser digno de ser publicado en cualquier parte. Imaginé que iba a convertir el TOP 5 en el blog más famoso de Colombia y de Argentina y del mundo – y viste que por ahí hay dizque concursos de los mejores blogs, convirtiendo así a la blogosfera en un océano de sangre, perversión, corrupción, desagravio, salvajismo, fanatismo, infiltralismo, copialismo, terrorismo, trollcismo… en fin, la lucha armada por ser popular es la lucha armada-. Imaginé que las palabras me iban a fluir, que las ideas iban a ser las súper ideas –qué esperanzas, ja, primero tendría que aprender a escribir. Primero tendría que aprender a… se me olvidó lo que iba a escribir. Viste como planeaba ser el mejor bloguero del mundo, el mejor plan, que plan para comérselo con pan-. Imaginé que hasta me tomaría el atrevimiento de soltarles un par de concejos- yo dando concejos, cualquiera-. Pero ahora que me siento frente al computador solo puedo pensar en algo que sucedió esta mañana mientras estaba laborando en la Universidad Nacional. Me rio solo de sólo recordar lo que pasó, parezco un loco, me destortillo de la risa. JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA. Me saltan las babas. JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA JA. Bueno ya, me calmo, me calmo. Ji ji ji ji ji. Ya, ya, ya. Me pongo serio.

4. Anoche lloré viendo en un canal local una de las tantas retrospectivas del cine de Carlos Mayolo. Ya sabemos lo importante que fue Mayolo para el cine colombiano ¿o no?... ya lo sabes si no lo sabías. El conductor de la retrospectiva, un tipo con una cara de enchuspete que ni mandada a hacer –para mí el tipo debe registrar esa cara, que no se la vayan a copiar-, tuvo la suerte de tener de entrevistados a Luís Ospina que sale en todo – un muy buen documentalista-, a otros que no recuerdo sus nombres, y al mismísimo Carlos Mayolo ya en sus últimas. Daba pesar ver a Mayolo en ese estado tan paupérrimo en que estaba, gordo, calvo, con la nariz partida en dos – de tanto meter seguro-, hablando enredado, con su acento caleño perdido en las mismísimas mazmorras, temblando, esperando el gran día, la ida definitiva. No era de esperarse que Mayolo terminara así debido a su largo historial de drogas y alcohol, era de esperarse que terminara peor, pero yo no pude evitar sobrecogerme. Maldita sea, el cuerpo humano es una cosa de locos, uno envejece y se lo lleva el patas. Cómo Carlos Mayolo se permitió llegar a ese estado –a pesar de todo igual se le veía lucido-, para mí es un misterio, que yo sepa nunca se caracterizó por su amor a la vida.

Del afán no queda sino el cansancio – le dice él-, y yo, por lo menos, vivo cansado. Antes de nacer, ya estaba aburrido.” Carlos Mayolo le dice a Juana Villegas en la novela Parece que va a llover, de Ricardo Silva Romero.

3. Cuando Luís, Sandra y yo estuvimos laborando para Océano Film- los que hicieron KARMA, EL PRECIO DE TUS ACTOS (pronunciando el titulo con hablado de teatrero)-, nuestro ex jefe – actor de telenovelas, escritor y director de KAAR MAA, EEL PREE CIIIO DE TUUS AAAC TOS- nos contó anécdotas muy buenas sobre Carlos Mayolo cuando estaban grabando las serie Hombres - ¿recuerdan esa serie? Era con Margarita Rosa de Francisco, Nicolás Montero, Luís Mesa, nuestro ex jefe... y la dirigía Mayolo-. Las anécdotas eran algo así:

MAYOLO: “Ve *nuestro ex jefe*, hoy estás tan cabezón, no me cabes en el plano, ándate para la casa que hoy no me servís, vení mañana.”

MAYOLO: “Ve *otro del reparto*, hoy estás tan gay, ándate para la casa que hoy no me servís, vení mañana.”

Y hay más anécdotas, pero ya me dio pereza contarlas.

2. ¿Y si hablamos de Carlos Mayolo por qué no hablamos de Andrés Caicedo, Luís Ospina y el resto de ese combo? Pues claro que sí, hablemos de Andrés Caicedo, de Luís Ospina y del resto de ese combo… pero es que ya se ha hablado tanto de eso que qué pereza, mejor tomémonos un matecito, una rareza ya no tan rareza – hay proliferación de argentinos- por estas tierras cafeteras, y encalambrémonos; una sobredosis de mate es peor que una de café, pa´colmo uno orina verde.

¿Ah? Ah sí, sí. De Luís Ospina me gustan sus documentales mas no sus películas de ficción – ficción, no ciencia ficción-, de Andrés Caicedo – el escritor que se hizo famoso porque se suicidó jovencísimo- me gustan sus libros; y eso que no los leí en la época en que supuestamente deben leerse, en la adolescencia rebelde, altanera e hijueputa. Sus libros los leí ya de grande, por insistencia de Jorgito que borracho caído de la perra en Carlos E. Restrepo siempre le daba por hablar de Andrés Caicedo.

1 “Aquí en Cali hubo un tiempo en el que el clima cambió, cuando yo estaba muy chiquito. Fue que de pronto dejó de hacer calor y comenzó a hacer frío, y el cielo todo encapotado, negro. El frío me hacía dormir acurrucado, tiernecito, muerto. Había días en los que mi mamá me despertaba para tener con quién charlar, cuando mi papá se iba tempranísimo para la finca. Me despertaba dizque diciéndome que en qué tanto era que soñaba, y yo oía eso y como no sabía qué responder me ponía a llorar así desde temprano, entonces ella se llenaba de culpa y me consolaba. Ella se puso lindísima con el frío, pero de todos modos siguió igual de linda cuando el cielo se despejó y volvió a salir el sol más maldito del mundo, que la gente tenía que andar dizque cuidándose la cabeza, me acuerdo que al colegio a todo el mundo lo mandaban con sombrero, con gorrito de lana, y se veían todos tontos con semejante calor. Yo sí nunca me dejé poner sombrero, porque a mí sí me gusta el sol. Lo que no me gusta es la noche. Y he pasado muchas noches en las que me hubiera gustado, muy fácil, levantarme, abrir la puerta y hacerme en la cama de mis papás, y no intentar dormirme, pero sí esperar allí a que viniera el día; pero nunca he ido. Esto no lo sabe mi mamá. Ella no sabe que a mí me da miedo de todo. Que en el colegio me dicen Cucarroncito, porque la primera vez que me retaron a peliar a la salida yo me le achilé todo, ¿si vieron la cara que hizo? Igualitico a un Cucarroncito. La verdad fue que cuando Agudelo, que era gordo y a lo mejor no peliaba bien, no sé, me dijo me esperás a la salida, yo sabía que era para peliar, y en verdad yo ¿qué podía hacer, digo, caminar hasta donde él y cuadrármele como si fuera un boxeador? O puede que no fuera desentendimiento sino puro miedo, seguro cobardía, sino qué, sino por qué fue que ese día me puse a caminar por todas las calles de esta ciudad que a la una de la tarde se quedan solas, y a mí no me daba miedo que el sol me borrara el cerebro no me nublara la vista, sólo que caminaba y así me olvidaba un poquito” Noche sin fortuna, Andrés Caicedo.

boomp3.com

TOP 5 Le presté mi corazón por un ratico y nunca me lo devolvió







* Sí, lo sé, ningún dibujo me quedó igualito a M, pero es lo que hay. En estos momentos me gustaría tener el poder del malo de la serie Héroes (Sylar) para carcomerle el cerebro al maldito de Joni y dibujar cómo el ruin, flaco desgarbado ese lo hace.

boomp3.com

domingo, febrero 17, 2008

TOP 5 Todos los amores son psicóticos (capitulo 4)

DANA A SECAS

FUNDIDO DE ENTRADA:

16. INT. DISCOTECA (BAÑO HOMBRES/ PASILLO). NOCHE.

EN EL BAÑO: MANUEL aspira cocaína frente al espejo de los lavamanos.

Se escucha música electrónica.

EN EL PASILLO: DANA está parada en la entrada del baño de los hombres. Está hablando con EL MESERO.

MESERO
So... you like Medellín. Good. You are a very beautiful woman. You cannot leave the city without before to prove an colombian boy. I`m going to give you my telephone number and when you want, call me.

DANA sonríe. En ese momento MANUEL sale del baño. DANA lo ve.

DANA
¡Manuel!

MANUEL mira a DANA y al MESERO. Se les acerca. Le entrega una bolsita con cocaína al MESERO.

MANUEL
Gracias.

El MESERO mira a DANA y le ofrece la bolsita.

MESERO
Baby, is your shift.

DANA recibe la bolsa y entra en el baño de mujeres. MANUEL y el MESERO se miran, luego miran para otro lado.

MESERO
¿Y de donde conociste a Dana? Está re buena. Como para partirla en dos. ¿Será que pueda resultar algo entre ella y yo?

MANUEL
¿Por qué no se te ha ocurrido pensar que tal vez ella y yo somos novios o algo así?

DANA sale del baño con una sonrisa. Ve a MANUEL, lo agarra del brazo y se lo lleva consigo.

DANA
Bailar.

MESERO
Dana, Wait!

DANA se detiene.

DANA
What?

MESERO
I want too dance.

DANA
Ok.

DANA le ofrece la mano. El MESERO se la toma y se dirigen los tres al área de baile.

CORTE A:

17. EXT/INT. DISCOTECA. TARDE EN LA NOCHE.

EN EL EXTERIOR DE LA DISOTECA: MANUEL está sentado en la acera. Se ve aburrido y se está fumando un cigarrillo. Dirige miradas evasivas a la entrada de la discoteca.

EN EL INTERIOR: DANA y el MESERO, ubicados en el área de baile, parecen discutir. En un momento DANA lo deja hablando solo y sale de la discoteca.

DANA sale buscando a MANUEL. Lo ve en la acera sentado y jugando, aburrido, con varias piedras. DANA camina hacia él.

MANUEL levanta la mirada y ve a DANA caminar hacia él. Deja las piedras y se levanta de la acera.

DANA le sonríe.

MANUEL
¿Y tú mesero?

DANA
He’s going.

CORTE A:

18. EXT. CALLE. AMANECER

DANA y MANUEL, caminan por la acera.

MANUEL
So... Dana, In Poland you do have boyfriend?

DANA
Quiero más ciervieza.

MANUEL
¿El tipo gordo de la fotografía que me mandaste por mail es tu novio?

DANA
Give me a cigarette.

MANUEL saca dos cigarrillos. Uno se lo da a DANA y el otro se lo pone él en la boca. Enciende ambos.

MANUEL
So Dana, respond me. I asked you a question.

DANA
Quiero una ciervieza.

CORTE A:

19. EXT. MINIMERCADO. MAÑANA.

MANUEL y DANA salen del lugar con una bolsa plástica blanca. MANUEL hurga en la bolsa y saca dos cervezas en lata. Una se la da a DANA y la otra se la queda él.

MANUEL
So... what’s your boyfriend name?

DANA abre su cerveza. Le da un sorbo largo.

DANA
There are not anything like a beer.

MANUEL
¿Dana, te puedo cortar los dedos uno por uno? Con mostaza y dentro de un pan los dedos saben riquísimos.

DANA
¿Qué?

MANUEL
Did you understand?

DANA
There are not anything like a beer.

CORTE A:

20. EXT. CALLE. MAÑANA.

DANA y MANUEL están sentados en la acera y beben cervezas en lata. La bolsa de plástico con varias latas de cerveza vacías está en los pies de MANUEL. Pasa por el lado de ellos una pareja joven agarrada de las manos (un hombre y una mujer). DANA los mira.

DANA
Beautiful people.

MANUEL mira a la pareja sin mucha emoción.

MANUEL
Eeeeh... ¿Nunca me vas a decir el nombre de tu novio?

DANA se ríe. Apura a beberse la lata de cerveza que tiene en su mano y eructa. MANUEL mira al piso y no encuentra más remedio que reírse. DANA arroja la lata al piso.

DANA
So? I’m fine. Más ciervezaa.

MANUEL
Ok. Let’s drink more beer.

DANA aplaude.

CORTE A:



boomp3.com

TOP 5 “La culpa fue del Cha- Cha –Cha”

1. Cada sábado Adrián y yo teníamos clase de natación en Comfama Guayabal, al lado del depresivo zoológico Santa Fe. Mientras nadábamos escuchábamos bramar al león, chillar a los micos, refunfuñar al el elefante, llorar a Agripina – el animal más famoso de ese zoológico, una gorila (¿era una gorila? Si no lo era, era de ese corte. Recuerdo ver a alguien llorar cuando en el diario El Colombiano y en Tele Antioquia anunciaron que Agripina se había muerto. Creo que hasta yo lloré.)-. Mientras nadábamos escuchábamos gritar a las niñas de otras clases; más de cinco mujeres juntas no sé cómo se las apañan para andar siempre gritando. Adrián estaba un nivel más avanzado y yo, que nunca aprendí bien a nadar, estaba repitiendo el nivel tercero – nunca lo pasé-. Vivíamos en Belencito Corazón y ninguno de los buses de la zona pasaba, siguen sin pasar, por Guayabal. Así que nos tocaba caminar unas treinta cuadras desde la glorieta de San Juan, donde nos dejaba el bus, hasta Comfama. Y al regreso lo mismo, pero ya con los ojos, de tanto cloro de la piscina, en la trastienda. En esas caminatas Adrián y yo nos armábamos de piedras, y caminábamos y caminábamos. Justo cuando estábamos pasando por el largo puente de Guayabal de donde se divisa todo el cerro Nutibara – el polvito paisa, el motel gratis más grande de Medellín- y abajo del puente se ven los carros circular por la glorieta de la 33, las piedras ya pedían a gritos ser lanzadas. Y sus deseos eran órdenes: más de un carro llevó su pedrada en el para brisas, en la capota, en la parte de atrás. Por suerte nunca causamos un accidente. Ese acto de vandalismo lo abandonamos cuando empezamos a escuchar historias parecidas, pero que terminaban con carros volcados y gente muerta. La inconsciencia de los niños es una cosa del terror. No quisiera ser niño de nuevo, pero si me gustaría tener otra vez algo de esa inocencia. La primera vez de algo nunca se olvida. Bueno, hablo por mí, las primeras veces de algo que me gustó de primerazo no las olvido.

2. Cuando salí de primaria y empecé a estudiar el bachillerato no estaba preparado para dar ese paso. En la primaria, salvo en el tercer año donde fui el chico popular del curso porque en la clase todas eran niñas y además yo era el único que sabía dibujar, fui un cero a la izquierda. ¿Así que qué me esperaba en el bachillerato donde se supone que los niños son más crueles y despiadados y las historias que contaban los mayores eran de cagarse del miedo?. Para colmo mi mamá me matriculó en el liceo Marco Fidel Suarez, uno de los colegios más peligrosos de Medellín en ese entonces. A mi primera clase no asistí, me dio miedo. A la segunda clase mi mamá me obligó a ir. Recuerdo que cuando llegué a clase todos los niños me miraban como diciéndose entre sí: “Carne fresca, este no va a durar mucho”. Caminé con la cabeza gacha atravesando el salón y me senté en la parte de atrás. Sin saber hice algo bien, hasta ese momento no sabía que los que se sientan en la parte de atrás a nadie le importan. Los que se sientan adelante son los que estudian mucho y viven por obtener una buena nota, o son los que estudian mucho sin entender nada pero eso lo compensan diciéndole todo al profesor: “Fulanito fue el que hizo esto y lo otro, también se copió de Menganito y de Sultano”. O los que se sientan adelante tienen problemas de los ojos y entonces utilizan gafas; los de adelante siempre llevan del bulto, son la diana de la primera pedrada que lanzan los que se sientan en el medio. Los del medio son los que amedrantan a los de adelante con voltearlos patas arriba ante un cubo de basura y los que les dicen a los de atrás: “guarden silencio”. Como esto era el Marco Fidel, antes de que lo hicieran mixto (antes de que mataran a Hamilton Chica y de que yo saliera herido con esquirlas en la cabeza y en la espalda), uno de los del medio era un sicario declarado. Venegas era su apellido, y todos los días llegaba a clases con tenis Nike distintos. Por él vi por primera vez en mi vida una pistola 9 mm, siempre la llevaba en su maleta. Por Venegas los de cursos más avanzados nos dejaban en paz a los que acabamos de llegar. Solo Venegas podía meter a los de adelante en un cubo de basura, y solo Venegas a los de atrás nos podía mandar a comprarle lo que él quisiera.

3. - Hoy decidí que Byron va a ir a la cafetería a comprarme tres buñuelos de los grandes, una Cocacola y un palito de queso. Es más, decidí que Byron va a pasar por el medio del patio del colegio rumbo a la cafetería.

El medio del patio del colegio era territorio Comanche, nadie sabía que le podría suceder si lo atravesaba. Francotiradores de todos los frentes, un piso arriba, estaban atentos. En mi segunda semana en el colegio, por atravesar el patio, recibí una pedrada en la cabeza. Y ni modo de quedarse a llorar. Pero atravesar los pasillos era más peligroso si no ibas al lado de Venegas. Te quitaban la maleta, te la llenaban de escupas, unos cuantos se cagaban en ella literalmente, y te la lanzaban al patio. ¡Más peligroso era entrar al baño!

4. El primer amigo que tuve en el Marco Fidel fue un tipo que entró dos semanas después de iniciarse las clases. El tipo era de uno de esos pueblos fríos de Antioquia, le decían el Ruso y sabía dibujar; dibujaba fanáticamente a Conán el Bárbaro. El Ruso era blanco, pecoso, peli negro, alto y tenía cara de “soy una puta güeva”. Además era fanático de Kraken. Por el Ruso conocí a Quini, uno de los tipos que se sentaban en el medio, que no era como Venegas, pero que tenía mil influencias. Y los tres empezamos a andar juntos para arriba y para abajo. Gracias a Quini no se mentían con nosotros a menos que quisiera Venegas un dibujo para una de las tantas de sus novias. Luego conocimos a Juan Felipe, otro que dibujaba, pero que solo dibujaba a Madona. Un buen amigo de ese tiempo.

5. Hace como cinco años que estaba grabando algo para la UN, un documental whatever, me encontré bailando en el Ballet folklórico de Antioquia a Juan Felipe. Él me reconoció de inmediato y me abrazó. Ese día me presentó a su novio, un tal Manuel. Ahora sé, gracias a los chismes, que el tal Manuel, a Juan Felipe, lo mató de cuatro puñaladas en el cuello. Ahora sé que a Quini lo mataron con tres disparos, dos en la cabeza y uno donde duele abajo; Ahora sé que a Venegas lo decapitaron.

boomp3.com

sábado, febrero 16, 2008

TOP 5 Una sola cerveza no existe

5. JUEVES EN LA NOCHE: Otra vez repetición de Dr. House, nada para ver en televisión. ¿Seguir leyendo Alta fidelidad? No, no estoy de ánimos para leer. Llamar a la chica aquella… no contesta su celular. En su casa tampoco contestan. Debe estar laborando. Voy a salir a tomarme una cerveza al parque de El periodista, después de todo mañana tengo que madrugar.

- Qué más pues, cómo vas.
- Bien home, vos qué.
- Pues bien, salí a tomarme una cerveza, no me aguantaba la casa.

Al rato…

- Home, espérame aquí, voy a comprarme otra cerveza.
- Dale, yo voy a entrar al Viejo vapor, allá nos vemos.
- Mmm, no, yo me tomo esa otra cerveza y me voy para la casa. Tengo que madrugar.

4. Vuelvo al parque con mi segunda cerveza en la mano, me siento en uno de los muritos y me enciendo un cigarrillo. Una ex compañera de la universidad – Paula Aurora (linda como siempre)- se me acerca a saludar. Creo que cuando estudiamos juntos, aparte de los saludos de levantada de cabeza y unos holas esporádicos, si mucho habremos hablado tres veces a lo largo de la carrera; ahora cada vez que nos vemos por ahí en la calle la conversación es más larga que un saludo. Preguntas van y vienen, “¿Y ahora qué estás haciendo? ¿Seguiste dedicándote al arte? ¿Qué estuviste viviendo en Argentina? ¿Qué estudiaste en Argentina? ¿En serio? ¿Y entonces andas dedicado al cine? ¿No? ¿Y eso? ¿Qué pasa?

- No sé qué pasa… creo es la comodidad. Cuando la encuentras no arriesgas un huevo. No te preocupas por hacer las cosas que quieres, después de todo estás ganando plata con trabajos en los que sólo das un pequeño porcentaje de ti. ¿Pa´qué más?, la comodidad es segura. Lo otro es puro… eso, puntos suspensivos, ¿Quién quiere unos puntos suspensivos?
- Oe, Byron, no me has respondido, de repente te quedaste con la mirada fija en el infinito todo pensativo.
- ¿Ah?, ¿no te respondí?
- No.
- Ah. No, no sé qué pasa. ¿Y vos qué? ¿Qué estás haciendo? ¿Seguiste dedicándote al arte?

3. Paula Aurora y yo concluimos, hablando de madrugar a laborar, que estudiar artes en la Universidad Nacional nos malcrió y ahora estamos pagando las consecuencias. Lo más traumático a lo largo de la carrera de artes, en cuestión de horarios descabellados, fue clase de 6 de la mañana con Jaime Xibillé. Ver el amanecer de Medellín desde un Circular Conozca (Circular Coonatra) rumbo a una clase de Xibillé, un tipo que se reía solo de sus chistes y que daba la impresión de que de un momento a otro iba a sacar una metralleta de debajo de su escritorio para acribillarnos a todos, no es algo muy agradable que digamos. Pero más de ahí no pasó. Si por ejemplo uno tenía clase de 9 de la mañana con Hugo Zapata, uno ya sabía que el tipo iba a llegar a las 11, si es que llegaba.

Recuerdo una vez que Hugo Zapata nos invitó a su casa en La Fe – a media hora de Medellín yendo para El Retiro-, nos dijo un día de clases: “Los que quieran conocer mi taller y ver como trabajo en mis esculturas, mañana vayan a mi casa madrugados a eso de las 7 AM, yo los invito a desayunar”. Y algunos fuimos a su casa a la hora estipulada – primíparos estúpidos-. Después de mucho esperar en las afueras de la casa, la esposa de Hugo Zapata, que no tenía ni puta idea de lo que estaba sucediendo, vino a hablar con nosotros, nos dijo: “Hugo no tarda, lo que pasa es que está metido en un trancón de carros viniendo desde El Retiro”.

¿Un trancón de carros a las 7 y media de la mañana? No nos crean tan aguacates. Pensamos algunos.

“Pero Hugo me dijo que mientras él llega yo les muestre su taller”.

Y nos mostró el taller de escultura de Hugo Zapata. Y luego nos mostró su casa. Y luego nos mostró sus esculturas de otros escultores. Y luego nos mostró toda una colección de arte de artistas famosos colombianos. Y luego, ya nosotros muertos de hambre porque ninguno había desayunado – Hugo Zapata nos había prometido desayuno y ni siquiera su esposa nos había ofrecido un vaso de agua-, nos mostró su jardín.

A las diez de la mañana salió Hugo Zapata de su habitación, tenía su pelo largo canoso despelucado, los ojos rojos y los labios secos. Estaba vestido con una camisilla blanca, una pantaloneta roja y unas chanclas de cuero. Sobra decir que apestaba a alcohol.

-“Hola muchachos, que pena dar la cara tan tarde, pero es que un vecino de una casa arriba tenía un problema con unos cultivos y tuve que ir a ayudarlo”
- Eh, pero su esposa nos dijo que estaba en un trancón de carros por el retiro.
- “¿Eh?... ah sí, sí, también tuve que ir al Retiro.

2. Paula Aurora se va y yo voy por otra cerveza. Cuando regreso al parque con mi tercera cerveza en la mano, está la tipa esa que es frecuente del parque y que pelea con su amigo imaginario insultándolo desde hijueputa para arriba –pobre amigo imaginario-. Ella siempre tiene una botella de algo en la mano derecha y con la mano izquierda le manotea a quién sea que sea su amigo imaginario. Al rato, Marco y yo, estamos hablando sobre la tipa esa (no recuerdo exactamente los diálogos, así que corren por mi jurisprudencia):

- De día seguro ella es una buena persona, debe trabajar en una oficina. Seguro es trabajadora social. Mirá que se viste bien, se peina bien, se ve que se baña todos los días.
- Yo la he visto cuando llega sobria al parque. Llega toda amable. Se toma un ron y se convierte.
- De día es trabajadora social, pero de noche tiene una identidad secreta.
- Y lo gracioso es que he visto como tipos le pilotean su locura buscando un polvo. Todos desesperados.
- Es verdad, yo también he visto. La cuidan y todo, buscando llevársela para un motel o algo así. A veces la defienden del amigo imaginario y todo.
- Pilotear la locura de una vieja solo por un polvo me hace acordar de muchas cosas.
- ¿Un polvo con esa vieja sería como estar en un trío?, digo, mientras se le da, ella seguro seguirá discutiendo con su amigo imaginario: ¡gonorrea, no me des por ahí, hacé lo que este otro está haciendo! ¡Malparido hijueputa, dale a él también! ¡Qué va pirobo!


1. RATO DESPUÉS: En el Viejo Vapor, Marco colocando la música e invitándome a cerveza y aguardiente yo sentado en la barra, una tipa con no sé qué putas en la frente - un lunar ahí dorado- se cola en la conversación que no me acuerdo de qué iba, y por obra y gracia del coso ese santo solo termina hablando conmigo. La tipa empieza hablar muy emocionada de cine francés, pakistaní, iraní, de Wim Wenders, de Tarantino, de… “¡Ay, sos camarógrafo!, ¡qué emoción! ¡Yo siempre veo la vida como si estuviera mirando por una cámara! ¡La vida es música y cine!”… y a mí se me empiezan a crispar los nervios. Pero la tipa está como buena, se le da, se le pone en… no, no. Que algo sirva de lección la tipa esa loca que insulta a su amigo imaginario. No, no, no, no ¿por qué los hombres somos así?

boomp3.com

jueves, febrero 14, 2008

TOP 5 Hágale, revuelva eso que todo va pa´l mismo estomago

5. Mi juego favorito desde que tengo otra vez mascota – una gata sanguinaria digna de aparecer como personaje invitado, con moto cierra en garra, en Masacre en Texas el segundo remake. El final de la película sería: Ah, qué linda su mirada, tan tierna, toda peludita. Ojo, ojo, ochas, ochas, corre, Forrest, corre, tiene una moto cierra. Y ÑAAAANNN: brazo cayó en el suelo, ojo voló hasta el techo, una pierna salió disparada por el balcón y abajo, dieciséis pisos abajo, un French Puddle, el perro fastidioso de la vecina de dos pisos arriba, la recogió. Guau, guau (Traducción: soy tonto, soy tonto). Miau, miau (Traducción: JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA, ME LLAMO ASTRID CAROLINA Y SOY UNA GATA SANGUINARIA Y CONCISA, ME DICEN LA MALEVA Y AUNQUE YA ME VIERON USTEDES NO HAN VISTO NADA, JAJAJAJAJAJA)- , jugar a quién esquiva primero la mirada. Ella me mira fijamente mientras como, mientras escribo, mientras camino, mientras me fumo un cigarrillo en el balcón, mientras entro al… – ahí le cierro la puerta, que me vea en el baño ya es medio rarito-. Yo a veces le sostengo la mirada - como ya lo dije, a manera de juego- y empezó la guerra, el duelo a muerte, la trifulca. Ya le he ganado treinta veces, pero ella a mi me ha ganado setenta veces. Y viste como son los gatos, lo miran a uno persistentemente hasta que te ponen nervioso y fue. Miau, miau (Traducción: perdedor, perdedor)

4. ¡Basta, no quiero que me sigan hablando de lo que es ser un buen bloguero! Dejen de joder ¿Qué es ser un buen bloguero? ¿Yo soy un buen bloguero y por eso me hablan de eso? ¿Un blog da para hablar de un blog? ¿Quién no estando conectado a Internet habla de un blog?

- “Vos sos buen bloguero, siempre te leo. Me parece injusto que nunca te mencionen en nada. Tu blog da para mucho, es uno de mis favoritos”
- ¿Ah? ¿Qué no me mencionen en dónde?
- “Estás borracho.”
- Sí, ¿pero quién sos vos? Me estás hablando de blogs, no entiendo nada. ¿A un blog lo mencionan en dónde?
- “Sé que por más que te lo explique no me vas a entender. Leo tu blog. Sos un borracho, y por lo que siempre cuentas, seguro voy a ser uno más de tus conversaciones absurdas. Por cierto, tu blog, últimamente, son solo conversaciones. Ojalá vuelva a lo que era un tiempo atrás… (No me acuerdo de nada, hay un bache)… Solo espero que mañana no te acordés de mí.

Y ya ves, me acuerdo de ti, tipo extraño, jo, jo, jo. Al menos, cuando leas esto, no vas a dejar un comentario anónimo. Cualquier comentario anónimo te lo voy a achacar a vos.

3. ¡Basta, no quiero que me sigan invitando a Facebook! , ya sé que en esa vaina puedo encontrar a mucha gente que conocí hace mucho tiempo, pero no, suerte, ábranse. No quiero saber si esa gente ya tiene hijos, están gordos o si se están muriendo de un cáncer. En mis recuerdos están bien, hasta el momento en que me muera van a ser inmortales, y ya, es lo único que quiero saber.

2. – Y Marco ¿viste la última película de Tim Burton?
- No, yo a Tim Burton hace rato le perdí la fe.
- Es verdad, yo también… No te vayás a ver Sweeney Todd, no te perdés de nada. No es una mala película, pero como que te sentís viendo una película que ya viste. Es uno de los musicales más, más… no sé cómo decirlo… y eso que a mí me encantan los musicales, pero éste no. Quizás si hubiera sido una película de hace muchos años me gustaría, quizás si hubiera sido la primera película de él man.
- Es que el tipo últimamente solo depende de buenos actores y ya. De resto solo hace lo mismo que ya hizo.
- Es verdad, en sus últimas películas lo que destaca son sus actores. Tim Burton depende mucho de Johnny Depp , que por cierto en Sweeney Todd es genial, Johnny Depp es un capo. A ese man no me canso de verlo. Me he visto las últimas películas de Burton sólo por ver con que va a salir Johnny Depp. Por eso me vi Sweeney Todd. Aunque prefiero verlo en otras películas. Películas como: Miedo y asco en las vegas. Aguante Hunter Thompson, padre del periodismo Gonzo.

1. - Y también Tim Burton depende mucho de Helena Bonham Carter, su pareja.
- ¿Su pareja, cómo así?, no, su pareja es Lisa Marie.
- Home, no. Esos dos se separaron cuando Burton hizo el planeta de los simios.
- No sabía. ¿Dejó a Lisa Marie por Helana Bonham Carter?, no lo puedo creer. ¿En serio? Hey no ¿qué le pasó a ese man? ¿Dejar a Lisa Marie por Helena Bonham Carter? No, no, no, no. Helena Bonham Carter es muy buena actriz, es una dura, pero tampoco. Lisa Marie es única.
- Home, eso mismo digo yo. No se puede dejar a una mujer bonita, flaca, buena y tetona natural. Lisa Marie es una mujer única, no abundan. Si son tetonas naturales son gordas y uno no sabe si tienen nalgas de verdad, o si son tetonas y bajitas uno no sabe si tienen nalgas de verdad. Pero Lisa Marie es única, flaca, tetona natural, buena y bonita. A una mujer de esas, la acepta uno así sea que esté re-loca y desquiciada. No se le deja por una Helena Bonham Carter.

boomp3.com

miércoles, febrero 13, 2008

TOP Bonus track, ARRR, A MARCHAAAR

Más Marchas
Por: Antonio Caballero
Revista Semana, Febrero 11 al 18 de 2008, Edición No. 1345

Ahora están organizando para el 6 de marzo próximo una marcha de protesta contra los crímenes de Estado. Y están justa como la que se hizo este lunes pasado de condena contra las Farc. Pero tampoco creo que tenga efectos. Nunca llueve a gusto de todos, como dice el refrán, por muchas rogativas que se les hagan a los cielos. A las nubes. Y veo que por su parte el ex ministro Rudolf Hommes propone otra marcha más, tan obvia en su demagogia que por lo visto no se le había ocurrido a nadie. Contra el narcotráfico. Dice así el docto Hommes en su habitual columna del diario El Tiempo:

Hace falta que alguien también promueva una marcha contra el narcotráfico, que es lo que le da aliento económico a la guerrilla, a los paramilitares y a las demás formas de crueldad”.

Y sí, claro. El narcotráfico da aliento económico a toda clase de cosas en Colombia: no sólo a la guerrilla y al paramilitarismo, sino también a las elecciones, y a la construcción, y al fútbol, y a las ferias ganaderas, y a los reinados de belleza. Da alientos hasta a la hacienda pública, como debe saber Hommes, que ha sido ministro de Hacienda. Financia bancos, como debe saber Hommes, que ha sido asesor de bancos, y universidades, como debe saber Hommes, que también ha sido rector de universidad. Financia de todo porque mueve muchísimo dinero. Pero si mueve muchísimo dinero es únicamente porque – como debe saber Hommes, que además de funcionario público y consultor privado ha sido profesor de una cosa llamada “teoría de la decisión” que, sea lo que sea exactamente, suena muy impresionante-, únicamente porque está prohibido, y en consecuencia es perseguido. Perseguido de todas las maneras posibles, a falta (hasta ahora) de la protesta callejera: perseguido en la selva cocalera y en la jungla bancaria, combatido con glifosato y con bala, con sentencias penales y con asesinatos. Matando o extraditando capos, capturando mulas. Atacando la oferta, atacando la demanda, atacando la producción, atacando el consumo, atacando la conexión entre los dos, que es el tráfico mismo. Todas formas de lucha. Y ahí sigue, y ahí crece, por la sencilla razón de que se mantiene y crece en la medida en que se lo prohíbe y se lo combate: su valor agregado le viene en guerra. Y esa guerra contraproducente es creada y mantenida únicamente – como debe saber Hommes, salvo que sea un inepto como columnista de prensa,….-, esa guerra contraproducente es creada y mantenida únicamente por los gobiernos de los Estados Unidos. Los cuales llevan 30 años imponiéndole al mundo todas las formas de lucha contra el narcotráfico, salvo la única que puede ser eficaz: la legalización, que acabaría con su rentabilidad descomunal y lo reduciría a las proporciones inofensivas y modestas de cualquier tráfico legal de productos de consumo, como el de la lechuga orgánica o el de la cinta aislante.

Entonces ¿cuál es la marcha que propone en fin de cuentas en su columna de prensa Rudolf Hommes? ¿una marcha ciudadana contra el gobierno de los Estados Unidos?

No lo creo. No creo que quiera que lo asesinen, como a Jorge Eliécer Gaitán. Será más bien que quiere, como Pachito Santos, ser vicepresidente
.”

TOP 5 Acá y allá, da igual, maldita burocracia

5. - Para que otra vez firmés contrato me tenés que traer el certificado del DAS vigente de éste año, los antecedentes judiciales de la procuraduría, el RUT, el certificado de renta, el certificado de que estás subscrito a pensión y salud, una carta firmada declarando que no te inscribís a riesgos profesionales, o si sí, una carta donde te inscribís a riesgos profesionales, si lo haces tenés que pagar una cuota cada mes. La fotocopia de la libreta militar, la fotocopia de la Cedula,… y bueno, además me tenés que traer todo lo otro que te voy a escribir en este papelito.
- ¿El certificado del DAS vigente de este año?, ¿no sirve el del año pasado?
- Nop, te toca sacarlo de nuevo.
- Mierda, lo que uno se demora allá haciendo fila, y lo que uno se demora pidiendo la cita por teléfono.
- Aja, es terrible.
- Lo peor es que no hay riesgos profesionales para eso, si uno se muere en esas nadie paga.

4. PRIMERO LA VUELTA DE LOS ANTECEDENTES JUDICIALES DE LA PROCURADURÍA: Tres horas haciendo fila en un banco de mierda, con un celador medio sabrosón que se echa chistes a diestra y siniestra a costa de todos los incautos que estamos presentes, para pagar lo que vale esa maldita vuelta. Cinco minutos mientras entregás el recibo que comprueba que si pagaste. Medio minuto para que un tipo fornido, rubio y dientón que contesta a cada pregunta con un “Jee”, te entregue una maldita hoja que patentiza que no tenés un puto antecedente judicial. Y para la casa, ya perdiste casi todo un día en esas. Al menos tienes algo bueno en que pensar, algo que pasó hace dos noches y que todavía no crees que te pasó; algo que tiene que ver con llamadas de esas donde te preguntan: ¿estudias o trabajas?, ¿de qué signo eres?, ¿qué te gusta?, ¿qué música escuchas?, ¿cuándo nos vamos a volver a ver?. Caminar por el centro de Medellín con un cigarrillo en la boca es bien.

3. Y a pedir por teléfono u Internet la cita del DAS… tres días después todavía no consigues la cita. Mierda, va a tocar pagarle a alguien, a un funcionario corrupto de esos; el año pasado hice eso mismo.

- Mijo, yo también necesito sacar el certificado del DAS.
- ¿Y eso madre, para qué usted eso?
- Para viajar, necesito sacar la visa, no ve que me invitaron a pasear a Europa.
- ¿En serio má?, ¿y eso, quién la invitó?
- Una amiga, me voy en Diciembre.
- Que bueno madre. Entonces podemos pedir cita para los dos, vamos ya a sobornar a uno de esos.
- No Byron, eso ya no se puede, ya eso lo están controlando mucho, ¿no se dio cuenta de todos esos funcionarios que echaron hacen como un mes?, los echaron por corruptos.
- Ah madre, entonces la cosa está muy complicada, nunca nos van a dar esa cita.
- ¿No?, espérese y vera.

DOS HORAS DESPUÉS: Mi mamá ya tiene las dos citas, dos citas para Febrero 12 a las 2:00 de la tarde; ayer. Mi mamá es mi hada madrina.

Mi mamá y yo que tenemos cita para las dos de la tarde llegamos temprano al DAS, es la una de la tarde. Vemos tres filas al frente nuestro.

- Señora ¿esta es la fila de las dos de la tarde?
- No, esta es la fila de las once y media de la mañana.
- ¿Qué?, pero si es la una de la tarde.

La señora se encoge de hombros muy resignada.

- La fila de las dos está por allá.

La señora nos señala una fila muy alejada de las tres filas que estamos viendo. Mi mamá y yo, cabizbajos, nos hacemos en la fila que nos corresponde. Al rato sale un tipo con metralleta en mano.

– ARRRRR, FÓRMENSE. LA FILA DE LAS DOCE, DE LAS DOCE Y MEDIA, DE LA UNA Y DE LAS DOS A ESTE LADO. ARRRRR. CABEZA ARRIBA, SONRIENTES, FIRMES. EN MÁS O MENOS CUATRO HORAS LOS ESTAMOS ATENDIENDO. PRIMERO VAMOS A ATENDER A UNOS CONCEJALES QUE ESTÁN DE AFÁN. ARRRRR, PARADOS, QUIETOS, AGUANTEN SOL, DESHIDRÁTENSE, MUÉRANSE DE HAMBRE, AGUANTEN, AGUANTEN, AGUANTEN, AGUANTEN, NADA DE IR AL BAÑO PORQUE PIERDEN LA FILA, FORMADOS, PARADOS, FILA, FILA, FILA, FILA. ARRRRR.

Y pasan las horas y las horas y aguantamos, aguantamos, aguantamos, aguantamos, sol, maldito sol, sed, maldita sed, más sol, no hay baños cerca, aguantamos.

- Señor, esta señora está que se desmaya de tanto sol que ha recibido, déjela pasar, a su edad no está para estos trotes.
- ARRRR, ¿CUÁL SEÑORA?
- La que ya se desmayó y está tirada en el piso.
- DESPIÉRTELA, SEÑOR CIVIL, AQUÍ NO COMEMOS DE MELODRAMA. LE QUIERO HACER UNAS PREGUNTAS.

Despertamos a la señora.

- SEÑORA, ¿TIENE USTED AMIGOS O FAMILIARES BURÓCRATAS?
- No señor.
- ¿TIENE USTED PARA UN S?
- ¿Qué es un S?
- SOBORNO, SEÑORA, BILLETE EN MANO PARA MÁS CLARIDAD.
- No señor, me dijeron que solo tenía que pagar lo que tenía que pagar en el banco.
- ENTONCES AGUANTE LA FILA SEÑORA. ARRR, DERECHA, FIRME. SI SE CAE DÉJENLA, CIUDADANOS ASÍ NO NECESITAMOS. CIUDADANOS ASÍ NO COLABORAN CON NUESTRO GOBIERNO, NO SIRVEN. LES ASEGURO QUE ESA SEÑORA NO MARCHÓ CONTRA LAS FARC.
- Pues claro señor que no marché, si no puedo ni caminar.
-ARRRR, QUIETOS, FIRMES, MUÉRANSE DE INSOLACIÓN.

2. Después de tres horas mi mamá y yo ya somos amigos de todos los que están en la fila de las dos de la tarde.

- Rogelio, Deivís Otoniel, Mayerly, Marlene, Pablo, Pedro, Rolando, Beatriz, Margarita, Juan, Carlos, Humberto, Ramiro, Isabel, Alondra, Michel, Marlon, Carlos, David, Michael, Luís, Roberto, vos que no sé cómo te llamas pero tenés cara de llamarte Yadira, Guillermo, Jaime, Andrés, Pilar, Marta, Rodrigo, Joaquín, pilas pues para la reunión anual de los que sacamos el certificado del DAS el 12 de Febrero del 2008. Tiene que ser la súper fiesta.
- Home, espérate que lo saquemos y ahí sí hacemos planes.
- Listo.

Una hora después no sé por qué diantre mi mamá y yo no aparecemos en la lista de la fila de las dos de la tarde. Una tipa ahí nos hace formarnos en la fila de las tres y las protestas no se hacen esperar. Una señora empieza a pelear con mi mamá disque porque ella y yo nos colamos. Luego la pelea pasa a la parte de atrás. Un tipo con camiseta rosada y una sudadera azul fosforescente grita: “¡Señor agente, delante de la fila de nosotros se colaron dos!”. Y a mí, creo que por primera vez en mi vida sin estar borracho sin juicio alguno, se me salió el perdonavidas.

- ¡CALLESE BOBO HIJUEPUTA QUE USTED NO SABE LO QUÉ ESTÁ PASANDO!, ¡VOS MALPARIDO NO SABES CUANTAS HORAS LLEVAMOS AQUÍ PARADOS GRANDISIMO HIJO DE PUTA, GONORREA MALPARIDO!, ¡ASÍ QUE CALLATE!

Al rato mi mamá me mira.

- Mijo, nunca lo vi tan alterado, usted no es así.
- Lo sé madre, no sé qué me pasó.

1. Llego a la casa, cansado, aburrido, con el maldito certificado del DAS en las manos, con hambre, con ganas de suicidarme, con ganas de llamar a la chica aquella para que al menos me saque una sonrisa, sudoroso del puto calor que está haciendo en Medellín; y eso que las nubes están grises, que parece que fuera a llover, que se aproxima una tempestad con rayos y truenos y centellas y sapos que llueven, las siete plagas de Egipto, de la Avenida Egipto, la que construyó nuestro antiguo alcalde Fajardo. Escucho gritos allá abajo en la plazoleta de Las Torres de Bomboná:

- ¡COJANLO, COJANLO, COJANLO!

Miro por la ventana y en efecto veo que al atracador lo cogieron y le están dando la paliza de su vida.

- ¡Devolvé lo que te robaste hijueputa!
- ¡No me peguen más, yo no me robé nada!
- ¡¿Que no maricón?!, ¡Te vimos pirobo hijueputa!

TAN, TAN, TAN, le siguen dando. Dejo de mirar por la ventana, a un burócrata que nos roba de frente, así como tal vez lo hizo ese atracador, no le pegarían así, a un burócrata así le pedirían empleo, o quizás harían un canje con él por no hacer la vuelta del certificado del DAS… Pienso: para ser atracador profesional no le exigen a uno el certificado del DAS. Igual no tienes riesgos profesionales, si uno se muere en esas nadie paga… el pensamiento bobo de la noche, me voy a dormir espero no soñar con Alf.

boomp3.com

lunes, febrero 11, 2008

TOP 5 Todos los amores son psicóticos (capitulo 3)

11. EXT. CALLE. NOCHE.

Llueve. MANUEL y DANA caminan esquivando la lluvia por debajo de los tejados del los edificios. En un momento del camino se detienen, miran la calle que tienen que cruzar, ven el semáforo en verde y esperan.

MANUEL
Hace tiempo dejé de creer en las personas. Son mentirosas. Hace tiempo dejé de creer en la lluvia. La lluvia se convierte en diluvio y cuando lo hace la palabra clave es “correr” porque nada bueno está por ocurrir.

El semáforo cambia a rojo, DANA y MANUEL atraviesan la calle corriendo. Cuando cruzan la calle, de nuevo se resguardan de la lluvia bajo los tejados de los edificios.

MANUEL
Sé de la vida lo suficiente como para disuadirme a mí mismo de hacer cualquier cosa.

MANUEL se detiene y DANA sin darse cuenta sigue caminando. MANUEL saca un cigarrillo y lo enciende.

MANUEL
Sé de la vida tanto como para convencerme de abandonar cualquier meta. Soy tan listo que puedo negarme cualquier sueño.

MANUEL se percata que está hablando solo y mira a DANA a lo lejos. Le silba.

DANA al oír el silbido se detiene, mira hacia a atrás y ve a MANUEL señalándole un BAR RESTAURANTE al otro lado de la calle.

CORTE A:

12. INT. BAR RESTAURANTE. NOCHE.

El sitio es grande y está casi vacío. MANUEL y DANA entran sacudiéndose el agua de la ropa. DANA también se sacude el pelo, MANUEL la observa con una expresión amable.

MANUEL
La verdad, esto es agradable. No lo puedo negar.

DANA se percata que MANUEL la está mirando y le ofrece una sonrisa.

CORTE A:

13. INT. BAR RESTAURANTE. NOCHE.

MANUEL y DANA están sentados a una mesa donde hay dos pizzas a medio terminar y dos cervezas.

DANA
How is it said? Ciiervieza?

MANUEL
Cerveza.

DANA
Ciierveza.

MANUEL
C e r v e z a.

DANA
¿C e r v e z a?

MANUEL asiente.

DANA
Ciervieza.

DANA se bebe su cerveza de un tirón.

DANA
Cheers!

DANA se para de la silla y levanta el envase vacío de cerveza.

DANA
(AL MESERO)
¡Dos cierviezas, please!

DANA vuelve a sentarse. MANUEL enciende un cigarrillo.

El MESERO llega con las dos cervezas. DANA celebra.

DANA
COOL!

DANA agarra uno de las dos cervezas. Se toma hasta la mitad. MANUEL, satisfecho, la mira con una sonrisa.

MANUEL
Vamos bien, vamos bien.

MÁS TARDE EN LA NOCHE: MANUEL tiene la mirada perdida en algún sitio del lugar, está sentado en la mesa y se nota un poco borracho y aburrido, se está fumando un cigarrillo. En la mesa hay doce envases de cerveza vacíos. El cenicero está lleno de colillas. MANUEL observa un reloj en la pared.

El reloj marca las 12:00 de la noche.

MANUEL bebe de su vaso y mira hacia atrás.

DANA, completamente desinhibida, está conversando con el MESERO en una esquina del BAR RESTAURANTE.

MANUEL le da una calada al cigarrillo y vuelve a perder la mirada en algún lugar.

MÁS TARDE EN LA NOCHE: MANUEL está dormido con la cabeza echada hacia atrás en la silla. Tiene un cigarrillo casi acabado en la mano. En la mesa hay dos envases más de cerveza y uno de ellos está lleno. El cigarrillo se consume hasta qué el aro de fuego toca uno de los dedos de MANUEL. MANUEL se despierta.

MANUEL
¡Mierda!

DANA está sentada frente a él. Sonríe.

DANA
Hello Manuel.

MANUEL, aún sin entender y sobándose el dedo, la mira.

MANUEL
Hola.

DANA
¡Manuel!

MANUEL
Dana.

DANA saca un cigarrillo. MANUEL, aún medio dormido, saca el encendedor y DANA se lo arrebata.

DANA
¡Manuel!

MANUEL la observa un tanto estupefacto. También la arrebata el encendedor y le enciende el cigarrillo. DANA sonríe.

DANA
Manuel, Les`t go to a disco.

MANUEL
Ok.

EL MESERO llega con otra cerveza, coquetea con DANA y descarga la cerveza sobre la mesa.

MESERO
Invita la casa.

DANA le sonríe y le guiña un ojo.

MESERO
Dentro de un minuto acabo turno. Y ahí ya nos podemos ir. Conozco un buen sitio que te va a encantar.

DANA de nuevo le sonríe. El MESERO sonríe y se va. MANUEL mira al el MESERO irse y luego a DANA.

MANUEL
¿Él también va?

DANA levanta la cerveza.

DANA
Cheers!

CORTE A:

14. EXT/INT. DICOTECA (PISTA DE BAILE/ BAÑO). NOCHE.

La entrada del lugar está colmada de gente haciendo una larga fila.

La DISCOTECA es grande y está atestada de gente. El MESERO y DANA bailan EYE OF THE TIGER del grupo Survivor.

MANUEL tiene un cigarrillo y una lata de cerveza en la mano y está parado en una esquina de la DISCOTECA. Mira a DANA.

DANA baila a lo Uma Thurman en Pulp fiction. El MESERO acerca su rostro al de DANA e intenta besarla en la boca. DANA esquiva el beso de manera natural y sigue bailando.

MANUEL le da una calada al cigarrillo y cierra los ojos, niega varias veces con la cabeza. De repente alguien le toca el hombro. Es DANA. MANUEL abre los ojos.

DANA
Manuel.

MANUEL
¿Sí?

DANA
Come with me.

MANUEL
Ok.

DANA entra en el BAÑO seguida de MANUEL. Cierran la puerta.

DANA
Surprise.

DANA tiene en la mano un gramo de cocaína dentro una bolsa transparente pequeña.

DANA
Meserouu nice.

DANA echa un poco de cocaína en su mano y la inhala. MANUEL hace lo mismo.

CORTE A:

15. INT. DISCOTECA (PISTA DE BAILE). NOCHE.

DANA, El MESERO y MANUEL bailan eufóricos una canción pop de los ochentas. Los tres tienen cervezas en sus manos. MANUEL intenta besar a DANA en la boca. DANA lo esquiva.

FUNDIDO A NEGRO: