domingo, julio 31, 2011

TOP 5 Días en que Sara Rodas la ha pasado bien...

1. Primer concierto de Mr. Bleat en Bogotá: Un día me sonó el celular y era phillip el man de radionica, que si queríamos tocar con miike snow en bogotá. Ni siquiera lo pensé y dije que sí... tampoco pensé en las consecuencias de ese sí. Pero fue increíble, y fui feliz, y me sentí muy cerca de eso que tanto deseo: ser una estrella de rock. Y no hay nada mejor que tener el trago que quieras gratis...


2. Sábado 23 de julio de 2011. Me puse un encuentro medio a ciegas con un hombre con nombre de mujer que me cae muy bien. Hablé poco porque me gusta oír más que hablar. Nos tomamos una cerveza y una media de ron que como todas las medias, supo diferente, pero supo muy bien. El sabor perfecto para esa noche... comimos lumpias, hablamos y detallamos un restaurante chino mientras veíamos porque sí "duro contra el mundo", filosofé sobre el color naranjado de la salsa agridulce, y fue una noche increíble, no perfecta porque nada logra ese punto, menos mal. Y sí ... ahora mismo le hago mi top 5 de días que la he pasado bien.

3. Ayer por la noche, decidí quedarme en casa, con mi cama, una pizza y High Fidelity. Pude dormir bien más de 3 horas....

4. Por lo que veo, los sábados son mis días para pasarla bien... la primera obra de teatro que hice fue un sábado por la mañana en la Débora. Sólo estaban mis compañeros de teatro, mi mamá, mis hermanas y la profesora. Era una obra que hablaba sobre el olor de mi coño, y no paré de reírme mientras hacía mi monólogo con acento de española que habla sobre el olor de su coño. Cómo no pasarla bien....

5. Este espacio se lo dejo a los otros días que seguro la pasaré bien. Sería muy tonta si no... y tengo que dejar de usar puntos suspensivos porque un amigo los odia.

Bonus track:



Por: Sara Rodas

3 comentarios:

Mauricio dijo...

Conciso, objetivo, humano y particular. Buen top 5. Simpaticón!

Sara dijo...

Gracias Alaff por mi top 5, me siento orgullosa de mí misma hahahaha

byron dijo...

Sara: para que vea, mijita.

Mauricio: gran verdad!