jueves, enero 22, 2009

TOP 5 The Winner Is. Ítem 3.

Amanece y como si una pared invisible me detuviera paro de correr de repente. Han pasado tres días desde que una acción mía, sin que la culpa la tenga el alcohol, sea para mí algo completamente inverosímil. Pronto llegara la noche de nuevo. Miro mi alrededor, veo un cielo azul plagado de nubes en forma de animales, un sol que hace arder los ojos, la piel, la boca, y por qué no, la conciencia. ¿Me arrepiento de haber hecho esto?... Caigo de rodillas en el pavimento, apoyo mis puños en mis piernas, miro hacia el empedrado. ¿Qué busco? Hasta dónde sé no soy feliz, nadie es feliz del todo, pero tampoco es que sea la mar de la desdicha. Levanto la mirada, distingo dunas desérticas que luchan por cuál es más alta hasta que el viento hace de las suyas y las convierte en polvo ¿esa es acaso una metáfora de la vida, lo qué vine a buscar? Sé que desvarío. Diferencio a un lado de la autopista una carretera sin pavimentar que se parte en una ye y a una silueta humana que viene hacia mí a toda prisa. … caigo desmayado.

Sueño que estoy en el mar con la mujer más hermosa del mundo. Juntos, pasada la orilla de la playa y donde las olas son fuertes como ellas solas, nos abrazamos y nos decimos que nos amamos.

De repente: otra vez el desierto, solo que varios días y varias noches después.

Un mosquito se posa en mi brazo, lo observo por unos segundos hasta que por instinto la palma de mi mano hace su trabajo. Puedo pasar por lunático, pero confieso que llevo escrita una lista de a cuanto bicho me he despachado en todos estos días. Con este mosquito ya van siendo cuatrocientos dos bichos mandados con boleto en primera clase hacia el cielo, bueno, si es qué existe el cielo de bichos.

2 comentarios:

Spaceboy dijo...

Hey Byron, tiene esto algo diferente que me gusta mucho.

Un saludillo, aparecete por ahí, no seas perdido.

Saludos.

byron dijo...

hey, gracias por pasarte por aquí. Dale, me aparezco. Un saludo.