domingo, abril 13, 2008

TOP 5 Todos los amores son psicóticos (capítulo 11)

51. INT. APARTAMENTO DE MANUEL. DÍA.

MANUEL abre la puerta, entra en la casa y enciende la luz de la sala. Deja el cuaderno y la bolsa sobre la vitrina de los CDS y agarra un paquete de cigarrillos, saca uno y se lo coloca en los labios. Se mira en el reflejo de un CD. Observa el cigarrillo en su boca, luego observa su rostro demacrado y sonríe. Busca el encendedor, no lo ve y camina hacia a la habitación.

La ventana de la habitación está cerrada, el lugar está oscuro. MANUEL entra y deja la puerta abierta por la cual entra un poco de luz. MANUEL observa la mesa de noche y camina hacia ella, abre uno de los cajones.

En el cajón está un encendedor antiguo que RESPLANDECE iluminando por completo el rostro de MANUEL.

MANUEL
Bien, sigues aquí.

MANUEL agarra el encendedor y se dispone a encender el cigarrillo cuando, en una esquina, el destello del encendedor ilumina a DIANA, que tiene el casco de guerra sobre la cabeza. MANUEL la ve y enciende el cigarrillo, guarda el encendedor en uno de sus bolsillos y enciende la luz.

DIANA
Pará de fumar. Te lo prohibieron. Se te pueden estallar otra vez las ulceras.

MANUEL le ofrece una sonrisa condescendiente. DIANA mira al piso y luego se sienta en la cama, lo mira. MANUEL le da una calada al cigarrillo y se sienta junto a ella.

MANUEL
Recuerdo una frase: “En la guerra y el amor siempre se debe tener un cigarrillo en la boca”. No es la frase más precisa para lo que estoy viviendo en este momento, pero es la que primero se me viene a la mente.

DIANA
¿Y?

MANUEL se encoge de hombros.

MANUEL
En esta guerra de amor no hay francotiradores que hagan el trabajo rápido.

MANUEL se tira de espaldas en la cama.

CORTE A:


52. INT. APARTAMENTO DE MANUEL (HABITACIÓN). NOCHE.

DIANA, con el pelo pintado de azul turquesa y más corto, y MANUEL están acostados en la cama. Ambos están desnudos y una manta les abriga los cuerpos. DIANA está abrazada a MANUEL y éste mira al techo.

DIANA
Después de la última vez, pensé que se te había olvidado follar. Te hizo bien el hospital.

MANUEL
Y bueno... ¿sabes? Me encantó lo que dijiste esa vez.

DIANA
Estaba inspirada.

MANUEL
¿Podrías repetirlo?

DIANA
Espérate lo recuerdo.

MANUEL aparta la manta de su cuerpo y se levanta, agarra un paquete de cigarrillos de la mesa de noche y le ofrece uno a DIANA. Ella acepta. MANUEL enciende ambos cigarrillos. DIANA le da una calada al cigarrillo.

DIANA
Era algo así: “I’m dirty. I am sex casual. I'm the cigarette you smoke after sex.”

MANUEL
Esa frase la anoté en el cuaderno.

DIANA
¿Y cómo va ese cuaderno? ¿Ya con nuevo material?

MANUEL
Me falta el final.

DIANA
¿Es de tres capítulos no? El último puede hablar sobre mí. Qué al final saliste del hospital y encontraste de nuevo el amor de tu vida. Que soy yo.

MANUEL se levanta de la cama y se coloca el casco de guerra.

MANUEL
¿Soy nacido para matar, no lo recuerdas?

DIANA
¿Qué quieres decir con eso?

MANUEL
Matarte, o bueno, matar a Dana…

DIANA
¿Seguimos con lo mismo? Ahora que lo pienso, somos un típico cliché. Somos una película repetida: tipo sufre trastorno de personalidad y se inventa un personaje que no existe. Somos un ejercicio audiovisual de estudiantes de cine o de comunicación social o de…

MANUEL
Entendí. Me gustan los clichés.

DIANA
¿Entonces soy el amor de tu vida?

MANUEL
También me gusta el drama.

DIANA, cubriendo su cuerpo con la manta, se levanta de la cama y abraza a MANUEL por la espalda.

MANUEL
A muchos los quiero matar y no significa que los quiero.

DIANA intenta derribar a MANUEL haciéndole cosquillas.

DIANA
A mí me quieres. Lo sé.

Caen en la cama. DIANA cubre el cuerpo de ambos con la manta y besa a MANUEL en el pecho. MANUEL la aparta suavemente de su lado y se levanta otra vez de la cama.

CORTE A:


53. INT. APARTAMENTO DE MANUEL (HABITACIÓN). MAÑANA.

DIANA, con la boca abierta y una baba colgando hasta la almohada, está dormida en la cama.

Se escucha el tintineo de una cuchara en una taza de porcelana.

DIANA se despierta lentamente, se despereza y se sienta en el borde de la cama, está desnuda.

MANUEL (V.O.)
Te hago una pregunta con respecto a ese viaje tuyo a Polonia. ¿El tipo ese gordo que aparecía en las fotos que me mandabas por mail fue algo tuyo?

DIANA
¿Ah?...Y dale con eso, al menos déjame despertar… ¿Qué bebes, café?

DIANA se levanta de la cama y camina hasta el baño, se para ante el espejo y mira su cara.

MANUEL (V.O.)
No, bebo té de manzanilla. Y bueno, respóndeme.

DIANA
No, no era mi novio, si a eso te refieres.

DIANA abre la llave del lavamanos, agarra un cepillo de dientes, le echa crema dental y se empieza a lavar los dientes.

MANUEL (V.O.)
Leo entre líneas que hay un: Peroo

DIANA
Tuve algo con él ¿Contento?

MANUEL (V.O.)
¡Lo sabía!... ¿Y cómo fue el sexo?

DIANA
¿Quieres decir si fue mejor que con vos?

MANUEL (V.O.)
Mmmm... Sí.

DIANA
A vos te quiero. Eres el hombre de mi vida.

MANUEL (V.O.)
¿Y cómo lo hacían?

DIANA
Eso no importa.

MANUEL (V.O.)
¿Lo hacían de repente? ¿En cualquier parte? ¿A él se le paraba y tú ya estabas en cuatro?

DIANA
Nos ponemos pesados ¿no?

DIANA deja el cepillo de dientes a un lado, se juaga la boca con el agua que sale de la llave y cierra la puerta del baño.

CORTE A:


54. INT. APARTAMENTO MANUEL (HABITACIÓN). TARDE.

DIANA, vestida con una camisa de MANUEL, está sentada en el borde de la cama. Lee el cuaderno rojo de MANUEL.

MANUEL (V.O.)
Esto es una tragedia.

DIANA
¿Tragedia? ¿Ves esto como una tragedia?

MANUEL (V.O.)
Sí... No creo que tu hombre de la vida sea un buen tipo y, nunca lo va ser... No me mereces y yo no te merezco. Todo esto es una puta tragedia.

DIANA
Quisiera que al menos una vez en la vida dejaras de hacerte la víctima.

DIANA deja el cuaderno a un lado y se acuesta en la cama.

DIANA
“¡Oh Romeo! ¡Romeo!... ¿Por qué eres Romeo?... reniega de tu padre; y, si no quieres hacerlo, júrame que me amas, y dejaré de ser una Capuleto. Sólo es enemigo mío tu nombre; pues tú siempre eres el mismo, no un Montesco. ¿Qué es un Montesco? No es ni la mano, ni el pie, ni el rostro, ni ninguna de las demás partes que pertenecen al hombre...”

DIANA mira como pidiendo aprobación hacia una esquina de la habitación.

MANUEL (V.O.)
Me dejas sin palabras...

DIANA
Y dices que no me mereces. Tan güevón.

CORTE A:


55. EXT, INT. CALLES DE MEDELLÍN /AUTO EN MOVIMIENTO. NOCHE.

Llueve a cantaros. Un taxi, a velocidad prudencial, va por una de las calles.

DIANA está sentada en la banca de atrás del taxi. Llora mientras mira por la ventanilla.

TAXISTA (V.O.)
Niña, no sé si está cayendo más agua allá afuera que la que está saliendo de sus ojos. ¿Qué le pasó?

DIANA intenta sonreír sin éxito.

CORTE A:


boomp3.com

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Tu historia me gustaaaa.

byron dijo...

Aaah, que bueno.

Ms. Martin Addams dijo...

me quede pensando que taxista mas buena gente, a mi una vez un taxista me hizo bajar en la floresta porque estaba llorando O_o

byron dijo...

es que de diez se salva uno